Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Las primeras semanas

Publicado el miércoles, 23 de septiembre de 2009. Autor: Rosa Sorribas

Tanto si es el primer bebé como si ya hay niños en casa, las primeras cuatro semanas son básicas para la madre y el nuevo bebé. No hay nada tan importante como la relación que se establece entre la madre y el bebe durante esas semanas. Así, es necesario que la familia (padre, abuelos, hermanos mayores, tíos, etc) tengan en cuenta que durante al menos ese tiempo, la madre no está para nadie más que para el bebé. Si no hay ningún familiar que pueda hacerse cargo de la casa, las comidas o el cuidado de los niños mayores, puedes contratar alguna asistenta para la casa, canguros para los niños y una doula que ayude a la madre en todo lo demás o en todo en general.

Es bastante habitual que unos tres días despues de dar a luz, las madres se sientan tristes y se encuentren llorando con el bebé en brazos. Esto es debido en parte al cambio hormonal que el cuerpo experimenta después del parto. También es verdad que coincide con la vuelta a casa en la mayoría de partos, que se tienen en un hospital, y con la finalización de los días libres del padre. Al cabo de unas semanas, todo parecerá diferente, pero esos primeros días sola en casa pueden resultar terribles: noches sin fin, las fuerzas se terminan, el bebé no es como nos lo imaginamos, el parto tiene todavía sus secuelas (episiotomía o cesárea), no paran las visitas, la casa esta hecha una leonera, la pareja no ayuda y para acabar, cuando el bebé llora dudas de si tendrás suficiente leche o si sera bastante buena...

Cuando llegues a este punto, tu cuerpo te está indicando que las demandas físicas, mentales y emocionales para adaptarte a los cambios recientes te sobrepasan. Esto no quiere decir que seas débil, sino que los cambios han sido demasiado rápidos y no te has podido adaptar. Además de que dar a luz y cuidar de un recién nacido es agotador, los cambios hormonales también tienen su culpa.

Algunas veces las cosas no salen como esperábamos. El parto se ha complicado, o el bebé ha tenido que ser ingresado en otro hospital. Incluso puede ser que simplemente la situación difiera mucho de la que habíamos soñado durante nueve meses. O tal vez el padre no reacciona como esperabamos.

Debes tener en cuenta que las prioridades han cambiado desde el nacimiento del bebé. A pesar de que algún día te encuentres de que no has "hecho nada", has hecho lo mas importante y prioritario: cuidar de tu bebé. Sal con él a la calle a pasear, os irá bien a los dos. Visita a otras madres recientes. Asiste a las reuniones de los grupos de soporte a la lactancia. Incluso si hace mal tiempo, lleva a tu bebe en bandolera y muévete como hacías antes. A pesar de que parezca que necesites una eternidad para estar lista para salir, es muy importante que no te quedes encerrada en casa.

Si tienes a alguien que pueda hacerte de canguro (papá?), escápate un rato a la peluquería o a que te hagan un masaje. Siempre puedes salir un rato porque tu bebé necesita una mama alegre y feliz.

En muchos casos no se recomienda realizar ningún ejercicio físico hasta después de dos semanas de haber dado a luz, pues los músculos se están recolocando. Pero si que puedes salir a pasear al menos una hora al día (sin agotarte) y realizar ejercicios pélvicos. Tras estas dos semanas, puedes empezar a volver a ponerte en forma. El ejercicio físico hará que te encuentres mejor.

Habla con tu pareja de todo lo que te preocupe. Tú estás 24 horas con tu bebé y verás que casi el 100% de tu conversación será sobre esta nueva experiencia, con lo que tu vida se centrará totalmente en el bebé. Mujeres de negocios muy comprometidas con su carrera profesional han pasado por allí antes que tú, o sea que no te avergüences. Al fin y al cabo, tu pareja, muy probablemente, tenga otro tipo de charlas durante el resto del día, así que habla con él de todo lo que te preocupe. Muchas veces, y más al estar sola con el bebe, les damos demasiadas vueltas a las cosas y una opinión exterior nos hace verlo todo mas claro. En definitiva, tu pareja debe tomar contigo las decisiones necesarias, o sea que no lleves tu todo el peso. En algunos casos la pareja no participa en el cuidado del bebé porque no le dejamos. Déjale a solas con él, así sabrá también que no es tan fácil, y tú tendrás un tiempo para ti.

Confía en tu bebé. Intenta conectar al máximo con tu bebé. Aprende a darle un masaje. Carga con tu bebé a cuestas. Ahora apenas pesa y ni lo notan, pero tú notas su olor y presencia, y el la tuya.

Cuando mi hija tenía varias semanas, paseando por la playa, mi marido me dijo "ya se porque fracasa tanto la lactancia materna". Parecía que había encontrado la piedra filosofal. Yo le pregunte porqué, y me dijo "porque debes confiar en ti misma y en tu bebé. En ti misma de que serás capaz de producir leche de calidad y cantidad óptima para tu hija, y en tu bebe que será capaz de obtenerla cuando y cuanto quiera". Entonces comprendí en qué se basaba la crianza natural, en dejar fluir mi naturaleza como madre y la naturaleza de Marina como hija y que se encontraran y entremezclaran libremente.


Sobre Rosa Sorribas
Rosa Sorribas es consultora de lactancia certificada internacional (IBCL), doula y fundadora de Crianza Natural. Ha impartido cursos y conferencias sobre temas de lactancia, crianza y porteo.

Documentos de Rosa Sorribas publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.