Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Entrevista a Patricia Roncallo sobre la psicología perinatal

Publicado el viernes, 13 de octubre de 2017. Revisado el lunes, 16 de octubre de 2017.
Autor: Crianza Natural

Crianza Natural entrevista a Patricia Roncallo, psicoterapeuta perinatal y familiar, especialista en psicoterapia relacional e investigadora. En la actualidad, Patricia Roncallo es miembro de la junta directiva de la Asociación de apoyo para la muerte perinatal y neonatal Umamanita y colabora activamente con la Asociación Española de Psicología Perinatal. Madre de A, O y E. Puedes contactar con ella en su web: https://patriciaroncallo.com/

1. ¿De qué se ocupa fundamentalmente la psicología perinatal?
La psicología perinatal profundiza en la transición a la maternidad, desde la búsqueda del embarazo hasta el primer año de vida del bebé aproximadamente. En este sentido toma en consideración todos los eventos ocurridos antes de la gestación, durante la misma y durante el periodo postparto. Dentro de la visión de esta rama de la psicología, la maternidad y la paternidad van más allá de lo biológico, desarrollándose en un contexto psicológico y sociocultural complejo y específico para cada familia. Especialmente se centra en la salud física y emocional entre madre y bebé, entendiéndola como un pilar de la crianza temprana y el desarrollo infantil.

2. Un psicólogo o psicóloga perinatal entonces, ¿tiene una preparación específica diferente al resto de colegas de profesión?
Sí. Un psicólogo perinatal, además de la formación de grado/licenciatura en psicología, debe tener formación y experiencia específicamente en perinatal. Además, y de acuerdo a su campo de trabajo, debe contar con formación complementaria en clínica, socioeducativa o investigación. Hasta hace relativamente poco tiempo, en España no contábamos con formación universitaria en esta área. Ahora mismo hay tres propuestas diferentes.

Desde la Asociación de Psicología Perinatal en colaboración con la Universidad Rovira i Virgili, hemos tenido la experiencia de desarrollar el primer curso de Experto Universitario en Psicología Perinatal en nuestro país. Este título contó con una gran acogida entre los profesionales, motivo por el cual este año ha crecido, convirtiéndose en un Diploma de postgrado en Psicología Perinatal.

3. ¿Cómo surgió la asociación española de psicología perinatal?
La AEPP surge en el seno de una asociación hermana, El Parto es Nuestro, donde las socias fundadoras (Gabriela Bianco, Diana Sánchez, Sara Jort, Cristina Silvente, Mónica Álvarez y Meritxell Sánchez) se conocen y comparten un objetivo y una visión específica de la psicología perinatal. Uniendo sus esfuerzos, este proyecto común ve la luz en el año 2012. Actualmente la asociación es un órgano vivo que cuenta aproximadamente con 200 socias/os. En ella, las/los profesionales de este campo nos conocemos, intercambiamos experiencias, algunas/os colaborando además activamente en diferentes proyectos.

4. ¿Qué es lo que más suele encontrar en consulta un profesional de la psicología perinatal?
A nivel de intervención psicoterapéutica los motivos de consulta son variados. Algunos motivos frecuentes son el proceso emocional ligado a la dificultad de lograr el embarazo o a los tratamientos de reproducción asistida, el estrés, la ansiedad o depresión durante el embarazo o el postparto, la pérdida del embarazo o el fallecimiento del bebé, las dificultades en la relación de pareja o en la integración del parto o cesárea (especialmente si este ha sido traumático).

5. ¿Trabajáis en colaboración con otros profesionales con un abordaje multidisciplinar?
A nivel de psicoterapia lo que puede suceder es que, o bien la mujer o la familia, vengan derivados por otro profesional sanitario (matrona, ginecólogo/a, médico de cabecera etc.), o que, a lo largo del proceso terapéutico, nosotras mismas busquemos una interconsulta o hagamos la derivación.

Sin embargo, existen otras intervenciones donde trabajamos mano a mano con diferentes profesionales, ya sea a nivel de talleres formativos para familias, programas de intervención, diferentes campos de investigación o en formación específica para otros profesionales sanitarios o no.

6. ¿Los hombres también se acercan a la consulta?
Por supuesto que sí, aunque en menor medida. Creo que actualmente muchos hombres se cuestionan fuertemente los roles de género, pareja y paternidad de la sociedad tradicional. Este hecho implica que son más conscientes de sus propias emociones y de su propio proceso de convertirse en padres. También se ve una mayor implicación en la salud emocional de sus parejas y bebés.

7. Se está tratando de instaurar un día mundial de la salud mental materna, pero quizás a pie de calle no se tenga muy en cuenta la repercusión real que el estado mental de la madre puede tener. ¿Qué nos podrías comentar al respecto?
Esta campaña surge como un movimiento de sensibilización sanitaria, social y política, acerca de la importancia de la prevención, diagnóstico y tratamiento adecuado de los trastornos emocionales durante el embarazo y el puerperio. Este es un punto importante ya que, desde la investigación, se conocen desde hace algunas décadas los efectos en el desarrollo fetal y la crianza temprana de los síntomas de estrés, ansiedad y depresión. En nuestro contexto, Carmen Hernández (colega y compañera de la AEPP) y su equipo de la facultad de psicología de la Universidad Rovira i Virgili, han investigado y escrito bastante sobre este tema.

A grandes rasgos podemos decir que un alto nivel de estrés o ansiedad sostenido durante el embarazo produce modificaciones a nivel de neurodesarrollo fetal. Estas modificaciones podrían expresarse durante el postparto como bebés altamente irritables y con menor capacidad de regulación (entre otras). En la crianza temprana, madres y padres altamente estresados pueden sentirse más fácilmente desbordados, hecho que en algunos casos modifica la interacción con el bebé. La depresión, por su parte, se ha asociado con menor crecimiento intrauterino y, en algunos casos, con menor disponibilidad y conexión emocional con el bebé durante el postparto.

Pese a estos datos, cuando hablamos de salud mental materna y teniendo en cuenta la repercusión que ha tenido la campaña, como sociedad debemos esforzarnos en hacer otras reflexiones. Este año, con ocasión de ese día, escribí este post al respecto. Más allá del adecuado diagnóstico y tratamiento, existe un profundo desconocimiento sobre el proceso emocional que implica convertirse en madre/padre, sobre la soledad con la que se puede llegar a vivir, y sobre la importancia de la red familiar y de amigos. No nos hemos parado a pensar lo suficiente sobre las implicaciones psicológicas de muchas intervenciones médicas.

8. ¿Cuáles son los trastornos emocionales más habituales durante el período perinatal?
Podríamos hablar de estrés, ansiedad y depresión. Es importante no confundir los síntomas de depresión con el denominado baby blues. Durante los primeros días postparto es posible que la madre pueda sentirse triste, irritable, hipersensible y de mal humor. Esta se considera una reacción adaptativa no clínica, que se presenta en un 50% de los casos y que se relaciona con los cambios endocrinos, psicológicos y sociales del parto y el postparto. En este caso, las dificultades emocionales desaparecen sin tratamiento clínico, si bien es importante la presencia, el apoyo y el cuidado cariñoso de la pareja, familia y amigos.

La depresión, por su parte, presenta una prevalencia de alrededor un 10% durante el embarazo y un 15% durante el postparto en la población general, y puede ser causada por algunos factores de riesgo biológicos y psicosociales (vulnerabilidad emocional por su propia historia vital, trauma, personalidad, soledad, enfermedad del bebé, parto/cesárea traumáticos, falta de apoyo, antecedentes de trastornos emocionales, etc). En este caso, los síntomas dificultan el funcionamiento diario y precisan de una intervención clínica específica realizada por un profesional con formación (y habilitado para ello), combinada o no con tratamiento farmacológico. En el caso de la depresión postparto, y aunque los cambios endocrinos del parto juegan un papel importante, investigaciones recientes indican que los síntomas de depresión ya presentes durante el embarazo y el entorno psicosocial son factores de riesgo con mayor relevancia.

Considero que, cuando hablamos de depresión durante el embarazo y especialmente en el postparto, es fundamental distinguir la labilidad emocional de los primeros días, de la aparición o presencia de síntomas clínicos. Para ello es necesario aumentar el conocimiento, la conciencia social y derribar ciertos mitos. Varias de las peores (y erróneas) conclusiones que se hacen es pensar que “las hormonas predestinan” al padecimiento de síntomas, que la depresión es solo “un problema” de la mujer y que las madres que sufren depresión son “malas madres”. Convertirse en madre es un hito emocional, un momento de ajuste y de crecimiento durante el cual el apoyo social, la empatía y la presencia sensible marcan la diferencia. Una pareja y una familia que protegen y sostienen a esa madre pueden acompañar y a la vez prestar atención, escuchar y observar. Si observamos señales de que algo no va bien, debemos hablar de ello, buscar información y, si es necesario, acudir a un profesional cualificado para la atención clínica.

Finalmente me gustaría añadir que la depresión es prevenible y que para que esto sea posible se requieren mayores inversiones en políticas y programas de promoción de la salud (física y mental) durante el embarazo y el puerperio. La maternidad es un hecho que empodera a la mujer y, como tal, debemos confiar en que las maternidades acompañadas y sostenidas serán maternidades llenas de bienestar.

9. ¿Nos podrías comentar un poco acerca de la importancia del parto respetado?
A lo largo de la historia hemos asistido en las sociedades industrializadas a la medicalización progresiva de los procesos del embarazo y el parto. Desde un modelo biomédico se instauraron protocolos que fueron restando a la mujer su protagonismo y su capacidad de decidir, como sucede en otras esferas de los derechos sexuales y reproductivos. A pesar de que el parto es un evento trascendental en la vida sexual (y emocional) de la mujer, este hecho se invisibilizó sistemáticamente. En el contexto español hay que esperar al año 2008 para que vea la luz el documento Estrategia de Atención al Parto Normal, que recoge una serie de recomendaciones y medidas de buenas prácticas, en pro de la mejora de la atención al parto en el sistema nacional de salud. Este documento ha sido evaluado en 2011 y sigue recogiendo propuestas de mejora, entre ellas, la atención respetuosa basada en las necesidades de la mujer y en la evidencia científica.

Podríamos decir brevemente que un parto respetado es aquel en el cual se tienen en consideración tanto la fisiología del parto, como sus tiempos, así como las decisiones y necesidades de la madre, sus derechos y los de su hija/o. La mayoría de estas condiciones, como veis, pueden aplicarse también a una cesárea. Un parto respetado es un evento empoderante en la vida de la mujer, es un momento único donde puede sentir toda la fuerza de su cuerpo, la confianza en sí misma y el amor por su bebé. El parto deja una huella emocional en todas las madres, huella que deberíamos cuidar para que suponga el principio de un puerperio sano y sostenido.

10. A menudo observamos que cuando una mujer se queja del trato recibido durante el parto, se le insta a fijarse en su bebé y olvidar lo pasado. ¿Es esto sano?
Esta es una perspectiva más común de lo que parece. Se suelen decir cosas como “lo que importa es que tu bebé está sano” o “ya está, ahora a disfrutar”. Estas frases hechas no solo invisibilizan la historia que hay detrás del parto, sino que, al mismo tiempo y según cómo la mujer y su pareja lo hayan vivido, pueden añadir mucho dolor. Como he comentado anteriormente, el parto es un evento importante en la vida sexual y emocional de la mujer, es una experiencia que solo la mujer misma puede valorar a este nivel y que, como tal, le acompañará durante el resto de su vida.

Para algunas mujeres, los acontecimientos ligados al parto pueden llegar a ser una experiencia traumática y/o emocionalmente muy dolorosa, asociados a la pérdida de control o de dignidad, a una actitud hostil del profesional sanitario, a la ausencia del consentimiento informado en los procedimientos médicos, al temor por su salud o la de su bebé, etc. Como familia y amigos, como red social, es vital conocer que esto puede suceder y sucede con bastante frecuencia. Por lo tanto, nuestra objetivo más importante cuando nos acercamos a aquella amiga, hermana, vecina que ha parido, debería ser simplemente escuchar.

11. ¿Qué papel pueden tener las asociaciones o los grupos de mujeres en el abordaje de las dificultades que pueden rodear la maternidad?
Tienen un papel fundamental. Las asociaciones y grupos de madres son fuentes de salud. En ellos se comparten las alegrías, pero también las dificultades. Estos grupos se convierten en redes de apoyo donde se generan vínculos muy fuertes e incluso amistades que acompañan durante toda la crianza.

12. ¿Cualquier mujer podría desarrollar un trastorno emocional durante el embarazo o postparto?
De alguna manera sí. Sin embargo, como he mencionado anteriormente, la depresión se relaciona de forma importante con la historia vital y el entorno psicosocial del embarazo y el parto (la presencia o no de apoyo y de una red social, la relación de pareja (si la hay), el parto y el postparto). Así mismo, haber presentado síntomas de depresión anteriormente se reconoce como factor de riesgo, pero no es un hecho definitivo. Si una mujer ha presentado una depresión en un anterior embarazo, no necesariamente debería repetirse durante los siguientes embarazos y postpartos.

Como he comentado, la prevención y la promoción de la salud mental materna son retos importantes en nuestros días. Considero que de manera fundamental todo programa o intervención que se realice a este nivel, debe ser llevada por profesionales formados y debería incluir pautas de autoconocimiento y autocuidado emocional durante el embarazo y el puerperio, así como información sobre cuando debería consultarse con un profesional.

13. ¿Qué hacer si nos parece que una hermana, hija o amiga pasa por alguna de estas situaciones? ¿Hay algún teléfono o lugar donde pueda llamar para pedir ayuda?
Actualmente no conozco de ninguna línea en España habilitada especialmente para este servicio y con profesionales formados en psicología perinatal. Como familiares o amigos ante todo es importante la presencia, el apoyo y la escucha. Si creemos que algo podría no ir bien, debemos informarnos, hablarlo con la madre, escuchar qué piensa y siente ella, si desea buscar ayuda y cómo. Lo más importante es no pasarlo por alto, no obviar lo que observamos y que nos llama la atención, las madres necesitan saber que no están solas.

14. ¿Cuáles son los efectos en un bebé? En qué casos es imprescindible retirar la lactancia materna?
Cuando las madres acuden a médicos de cabecera, pediatras, psiquiatras y psicólogos con escasa formación en perinatal y/o lactancia, un “efecto secundario” frecuente es la recomendación del destete. Esta indicación es, en un amplio porcentaje de los casos, innecesaria, ya que actualmente existen tratamientos farmacológicos (si es este el motivo) perfectamente compatibles con la lactancia materna. En la página web www.e-lactancia.org, reconocida y recomendada entre otras por la Academia Americana de Medicina de Lactancia Materna e IHAN España, es posible encontrar información respecto de la compatibilidad de un gran número de fármacos con la lactancia materna. También una sencilla búsqueda en cualquier base científica puede permitir al profesional obtener información contrastada y actualizada.

Me gustaría añadir que el destete por indicación médica puede ser nocivo para la madre y el bebé. Si la madre no desea dar por finalizada la lactancia, esta es una pérdida significativa que puede ocasionar una mayor vulnerabilidad emocional. Al mismo tiempo, es una indicación que claramente no favorece el desarrollo infantil, si tenemos en cuenta los reconocidos efectos beneficiosos de la LM en el desarrollo cognitivo y emocional del bebé. Por otra parte, desde la clínica y la investigación conocemos que la lactancia materna, lejos de dificultar la recuperación psicológica de la madre, puede fortalecerla y ser de gran ayuda. La LM regula la producción de oxitocina endógena y se asocia además con mayor interacción con el bebé y menores niveles de estrés y ansiedad durante el puerperio.

15. Si una madre padece depresión durante el postparto, ¿es una buena idea que tenga el menor trabajo o carga posible?
Esta es una pregunta muy interesante ya que muchas veces, cuando la pareja, familia o amigos observan que algo no va bien, la respuesta suele ser ocuparse del bebé. Si bien es cierto que cualquier madre agradecería poder dormir un poco más, por ejemplo durante las primeras semanas, la mayoría de ellas no desean separarse de sus bebés y tampoco es aconsejable. El contacto visual y físico, el olor del bebé y su presencia favorecen la salud materna. Excepto circunstancias excepcionales las madres no necesitan que el bebé sea retirado de su cuidado; en cambio, sí que es indispensable alguien que haga la comida, la colada, se ocupe de la casa y cubra todas estas tareas de las que la madre no puede, ni debe hacerse cargo en este momento.

Cuando pensamos en la idea de “se necesita una tribu para criar un niño”, para mi se traduce en acompañamiento y sostén emocional y logístico. Algo que se hace estupendamente en otras culturas (latinoamericanas y africanas, principalmente) y que en la nuestra ha caído en el olvido. Si leemos un poco acerca de la antropología de la maternidad, vemos que en culturas protectoras el denominado baby blues es prácticamente inexistente. ¿Deberíamos preguntarnos por qué?.


Sobre Crianza Natural
El equipo interno de colaboradores de Crianza Natural está formado por personas con gran experiencia en temas de parto, lactancia, crianza y porteo infantil.

Documentos de Crianza Natural publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2017. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.