Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Recogida de sangre del cordón: confesiones de una comadrona vampira

Publicado el jueves, 24 de agosto de 2017. Revisado el miércoles, 25 de octubre de 2017.
Autor: Rachel Reed

Cuando era una estudiante de comadrona de ojitos brillantes y espesa cabellera, me galardonaron con un certificado y una caja de bombones. Mi logro fue recoger la mayor cantidad de sangre de cordón umbilical de todo el hospital. En ese momento el Distrito de Salud Local estaba poniendo a prueba un banco de sangre de cordón umbilical. Las células madre recogidas irían destinadas al tratamiento de la leucemia y a la investigación. A todas las mujeres que daban a luz en el hospital se les pedía que donaran la sangre de cordón umbilical por esta buena causa, y muchas consintieron generosamente. Yo era excepcionalmente buena en la recogida de sangre. Este artículo es un pequeño intento de arrepentimiento por mis pecados.

En los últimos años, se ha popularizado la recolección y almacenamiento de la sangre del cordón, especialmente en el sector privado. La sangre del cordón umbilical contiene células madre mágicas, y la idea es que, si tu bebé enferma en el futuro, pueda usar estas células como tratamiento. Mi preocupación con los bancos de sangre del cordón umbilical tiene que ver con la información inadecuada y engañosa que se da a los padres. Esta desinformación plantea cuestiones éticas y legales. El procedimiento de recolección de la sangre del cordón umbilical se vende como "simple, seguro y eficaz". Cuando se trata de tomar decisiones sobre la sangre del cordón umbilical, solo se presentan tres opciones: conservarla (pagar por el almacenamiento), donarla (a una iniciativa pública) o tirarla. ¿Y qué hay de dejar que termine su viaje a través del cordón umbilical hasta llegar al bebé al que pertenece?

Incluso el término "sangre del cordón umbilical" es engañoso, ya que simplemente la sangre se recoge a través del cordón. Cuando los adultos donamos sangre, no donamos sangre del "brazo"; donamos nuestra sangre a través del brazo. Además, las campañas hablan de recolectar "sangre de la placenta" sin explicar que bebé y placenta forman una unidad de circulación sanguínea. Tras el nacimiento, la sangre de la placenta se transfiere al bebé, ayudando con la transición a la respiración. Está ampliamente asumido que permitir la circulación placentaria confiere grandes beneficios para la salud a corto y largo plazo. Puedes leer este artículo para acercarte a una visión general sobre la fisiología de la transición a la respiración del recién nacido, y para disponer de enlaces sobre los beneficios que supone para la salud de los bebés poder acceder a su volumen sanguíneo completo. Estudios recientes apuntan a la protección contra algunas de las enfermedades que se tratan mediante células madre como uno de los posibles beneficios a largo plazo.

Los padres deben ser informados de que la recolección de sangre del cordón umbilical requiere un pinzamiento prematuro del cordón, y que la sangre que se recoge pertenece a su bebé.

En la guía de procedimiento para la recogida no se menciona cuándo pinzar el cordón. Esto puede hacer creer a los padres que es posible retrasar el pinzamiento del cordón y aun así recoger la sangre del cordón umbilical. Sin embargo, esta no es una opción. Después de que la placenta haya terminado de transferir sangre al bebé, es difícil recoger incluso los pocos mililitros necesarios para la prueba de grupo sanguíneo (Rh neg). Los vasos umbilicales más grandes están vacíos y, en el momento en que la placenta ha sido alumbrada, la sangre en los vasos pequeños ya ha comenzado a coagular. Es inútil perder el tiempo recogiendo la suficiente sangre no coagulada de los pequeños vasos que cubren la placenta. El mínimo requerido para la recogida de sangre del cordón umbilical es de 45 ml. Echa un vistazo a la fotografía de una placenta que terminó su circulación antes de ser pinzada. Si crees que podrías conseguir 45 mls de ella, te mereces un certificado y unos cuantos bombones.

Las guías pediátricas estipulan que "la sangre drenada en bebés y niños no debe exceder el 5% del volumen total de sangre en un período de 24 horas". Un recién nacido de 3,6 kg tiene un volumen de sangre de aproximadamente 280 ml, por lo que el drenaje máximo de sangre sería 14 ml. ¿Por qué estas reglas no se aplican inmediatamente después del nacimiento? La bolsa de recogida de sangre del cordón tiene capacidad para 250 ml (ya incluyen 35 ml de líquido anticoagulante). La cantidad mínima de sangre aceptable para la recogida es de 45 ml, y el máximo posible es de 215 ml. Durante mis días de matrona-vampira, calculo que habitualmente llenaba al menos la mitad de la bolsa, o sea, unos 90 ml. En la fotografía que ilustra este artículo la bolsa aparece llena en más de su mitad. Esta cantidad de sangre representa una proporción significativa del volumen sanguíneo de los recién nacidos.

Me pregunto, ¿cuántos padres consentirían que alguien viniera a la sala postparto y le metiera una aguja a su bebé para extraerle alrededor de un tercio de su volumen de sangre? La recogida de sangre del cordón umbilical implica exactamente lo mismo... solo que la aguja se clava en el cordón en vez de en el bebé.

Los padres también necesitan ser informados sobre la falta de evidencia con respecto a la utilidad de la sangre del cordón umbilical para el futuro tratamiento de su bebé. La Comisión Europea publicó un comunicado de prensa que incluye esta cita:

"Si se permiten bancos comerciales de sangre de cordón umbilical, se debe dar información veraz a los consumidores dispuestos a usar sus servicios, incluyendo el hecho de que la probabilidad de que la muestra se pueda usar para tratar a su hijo sea actualmente insignificante, así como que las futuras posibilidades terapéuticas siguen siendo meras hipótesis, ya que, hasta ahora, no hay indicios de que la investigación actual vaya a conducir a una aplicación terapéutica específica de las células sanguíneas del cordón umbilical. Por lo tanto, la información tiene que ser particularmente explícita en que la autoconservación tiene poco valor a la luz de la evidencia científica actual. Esta información debe quedar clara en todos los medios, incluyendo Internet, y en cualquier contrato que vincule a los bancos comerciales con sus clientes".

No estoy diciendo que los bancos de sangre del cordón umbilical no deberían ser una opción disponible. Lo único que sugiero es que los padres necesitan información adecuada antes de tomar la decisión de retirar una cantidad significativa del volumen de sangre de su bebé. Tienen que ser capaces de sopesar los beneficios contrastados del volumen completo de sangre en el nacimiento frente a un posible tratamiento para una enfermedad futura. La sangre del cordón es la sangre del bebé. También necesitan que la persona que les atiende sea honesta si se va a beneficiar económicamente por convencerles de extraer la sangre.

PD: Ya no participo en el robo de sangre a los bebés. Vivir es aprender.


Sobre Rachel Reed
Rachel Reed es comadrona y educadora. Está especializada en partos en casa y da clases en la Universidad de Sunshine Coast, en Australia.

Documentos de Rachel Reed publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2017. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.