Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

HypnoBirthing: Cómo cambiar la visión sobre el parto

Publicado el jueves, 04 de mayo de 2017. Revisado el jueves, 04 de mayo de 2017.
Autor: Núria Pérez Sellarès

HypnoBirthing, HipnoParto, HipnoNacimiento. Puede que hayáis oído hablar sobre ello. Puede que os suene a chino o a magia negra. Mi intención es aclarar un poco qué es este método de preparación al nacimiento, cuál es la filosofía que lo sustenta y cómo se aprende.

Primero, me gustaría hacer un pequeño inciso sobre la historia del método. Nació como programa hace más de 25 años, de la mano de la hipnoterapeuta estadounidense Marie Mongan. Le fascinaban los bebés desde pequeña y creía que eran ángeles que debían venir al plano terrenal suavemente. Topó con la cruda realidad de la obstetricia de los años 50 y 60 cuando se quedó embarazada de sus cuatro hijos y, tras mucho luchar, finalmente logró un parto más o menos natural con los dos últimos. El método HypnoBirthing surgió como una especie de receta de cocina sobre el parto que su hija le pidió que escribiera para dar a luz a su bebé. La voz sobre el alumbramiento calmado, relajado y sin anestesia que había experimentado pronto empezó a correrse. Enfermeras, madres, matronas y mujeres de todo el mundo querían saber más. Actualmente, HypnoBirthing es un programa que se usa en más de 45 países para preparar las familias para el nacimiento.

Bien, vamos a entrar en materia. Pese a lo complicado o extraño de su nombre, HypnoBirthing no es nada nuevo. Se trata más de una filosofía sobre el nacimiento que de un método o programa como tal. Pretende cambiar la forma en la que vemos (y nos enfrentamos) al parto para que deje de ser un evento temido, olvidado, terrorífico, doloroso... y vuelva a ser la experiencia fascinante, alegre, intensa, emotiva y calmada que siempre ha sido. Para conseguir esta meta, es necesario valerse de determinadas herramientas. Las que HypnoBirthing enseña son: relajación profunda, autohipnosis, afirmaciones, visualizaciones y técnicas especiales de respiración.

La premisa básica del método es que el parto es una experiencia humana normal, natural y saludable para la amplia mayoría de las mujeres y bebés que no presentan condiciones especiales que requieran la atención de profesionales de la salud. En 1891, el médico Jonathan Dye[1] de Buffalo (Nueva York), ya afirmaba que:

“De acuerdo con la ley fisiológica, todas las funciones naturales del cuerpo son alcanzadas sin peligro ni dolor. El nacimiento es una función fisiológica natural, normal para mujeres normales, saludables y sus bebés sanos. Se puede, por tanto, inferir que las mujeres saludables, embarazadas de bebés sanos, pueden dar a luz de forma segura sin peligro ni dolor.”

Así pues, recogiendo el trabajo de múltiples doctores pioneros en esto del parto natural y respetado[2], HypnoBirthing denomina como principal impedimento para lograr un parto tranquilo y calmado al Síndrome Miedo-Tensión-Dolor. Se trata de un círculo vicioso que se forma a partir del miedo: al parto, al dolor, a posibles complicaciones, a no saber hacerlo bien... ¿Qué pasa en el cuerpo cuando sentimos miedo? Nos sudan las manos, nos tiemblan las piernas, se nos acelera el corazón... Todas estas respuestas fisiológicas ocurren como respuesta del organismo ante una amenaza y nos preparan para huir o luchar contra ella. Es por eso que el corazón empieza a bombear más sangre y la envía preferentemente a las extremidades, tensando los músculos para prepararse para actuar si fuese necesario. Aquí es cuándo aparece la tensión. ¿En qué afecta la tensión de los músculos al proceso del parto? Si los músculos del útero están tensos será más difícil que puedan funcionar tal y como debieran para prepararse para dar a luz al bebé. Probablemente, para superar tal tensión, sean necesarias más contracciones y de mayor intensidad para que las fibras que rodean el útero puedan ayudar al bebé a pasar por el canal del parto. Aquí es cuando aparece el temido dolor. Unos músculos que no pueden trabajar como es debido causan dolor. Y os podéis imaginar el resto. Ante el dolor, puede que el miedo se intensifique, causando así más tensión y más dolor.

Para romper este círculo vicioso, HypnoBirthing pretende ir a la raíz del problema: reducir el miedo al parto. ¿Cómo? Con un paquete de herramientas y técnicas que se enseña a los padres: profunda relajación, educación, autohipnosis, afirmaciones, visualizaciones y técnicas especiales de respiración. La parte que más destaca frente a otros programas educacionales para el nacimiento es la hipnosis. Puede parecer algo raro o extraño, que va a hacer que la madre esté “ida” durante el parto, pero va a ser todo lo contrario. La autohipnosis permitirá a la madre conectar con la parte más profunda de su mente para reconectar con los instintos de nacimiento y con las señales del bebé para dar a luz de forma consciente, relajada y controlando totalmente el proceso. Existen múltiples estudios sobre el efecto de la hipnosis en obstetricia y en el parto. En general, en las madres que usaron hipnosis se registra una menor duración tanto de la fase de dilatación (hasta 3h menos) como del expulsivo (hasta 50 min), menor o nula necesidad de anestesias o analgesias para el dolor y reducción de la necesidad de intervenciones y complicaciones durante el parto (ver referencias al final del artículo).

HypnoBirthing pretende familiarizar a la madre (y al compañero de parto) con la parte más profunda de su mente para poder trabajar con ella. El objetivo es reducir o eliminar todos esos pensamientos o creencias negativos en referencia al parto y reemplazarlos por otros más positivos, esperanzadores o felices. ¿Cómo? Usando la auto-hipnosis como vehículo para llegar a esta área y trabajando con las afirmaciones y visualizaciones para que estas vayan tomando el lugar de otras que existan en la mente de la madre y que puedan, eventualmente, complicar el proceso del parto.

Así pues, va a tener gran importancia el trabajo en casa con el compañero de parto. Deberán de tomar un compromiso con HypnoBirthing o, de lo contrario, no funcionará. A diario, la madre escucha un CD de relajación que la ayudará a entrar en este estado de autohipnosis para posteriormente trabajar con las afirmaciones y visualizaciones. De este modo, conforme avance el curso, cada vez le será más fácil entrar en un estado de profunda relajación, concentración y consciencia, al que posiblemente quiera acudir durante al alumbramiento. Además, poco a poco, todos los miedos, ansiedades o preocupaciones aprendidos irán desvaneciéndose para dar lugar a otros pensamientos positivos que germinarán en la mente de la madre, llenos de esperanza, calma y seguridad. El crucial papel del acompañante de parto se trabaja a lo largo de todo el proceso. Será él quien ayude a la madre a entrar en ese estado de relajación profunda si a ella le resulta difícil, quien proteja las decisiones informadas que hayan tomado respecto al alumbramiento, quien pueda con una caricia liberar las tensiones que hayan podido aparecer. En definitiva, con HypnoBirthing el acompañante de parto va a proteger y asegurar la confianza y seguridad de la madre en un proceso tan íntimo y frágil como es el nacimiento.

Me gustaría añadir también que existen sesiones especiales de autohipnosis para aquellas ocasiones que así lo requieran. Hablamos de, por ejemplo, cuando se acerca la fecha probable de parto, cuando la madre siente que algo le impide terminar con el embarazo, cuando existe algún miedo específico relacionado con una experiencia anterior...

Para terminar, me gustaría concluir con unas palabras de Marie Mongan que creo resumen muy bien la filosofía subyacente al método.

“Si cambias la forma cómo ves el parto, la forma en que pares cambiará”

REFERENCIAS:

  • Abramson, M. &. (1950). An objective evaluation of hypnosis in obstetrics: Preliminary report. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 1069-1074.
  • Alice A., M. P., Paul G. Schauble, P., Surekha H. Rai, P., & R. Whit Curry Jr, M. (2001). The Effects of Hypnosis on the Labor Processes and Birth Outcomes of Pregnant Adolescents. The journal of Family Practice, 441-443.
  • August, R. (1961). Obstetric hypnoanesthesia. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 1131-1137.
  • Brann L.R., G. S. (1987). Comparison of hypnosis with conventional relazation for antenatal and intrapartum use: A feasibility study in general practice. Journal of the Royal Coflege of General Practitoners, 437-440.
  • Davidson, J. M. (1962). An assessment of the value of hypnosis in pregnancy and labour. British Medical Journal, 951-953.
  • Hao TY, L. Y. (1997). Clinical study on shortening the birth process using psychological suggestion therapy. Zhonghua Hu Li Za Zhi, 568-570.
  • Hornyak, L. M. (2000). Healing from within: The use of hypnosis in women's health care. Washington: American Psychological Association.
  • Jenkins, M. P. (1993). Hypnosis: Practical applications and theoretical considerations in normal labour. British Journal of Obstetrics and Gynaecology, 221-226.
  • Mellegren, A. (1966). Practical experiences with a modified hypnosis-delivery. Psychoteraphy and Psychosomatics, 425-428.

Sobre Núria Pérez Sellarès
Psicóloga, educadora de preparación al parto con autohipnosis, profesora de niños y adolescentes, madre de dos niños y enamorada de todo lo relacionado con la pa/maternalidad.

Documentos de Núria Pérez Sellarès publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2017. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.