Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Lactancia en situaciones especiales (2/5 y 3/5) - Amamantar en tándem/Dar el pecho sin tiroides

Publicado el lunes, 17 de octubre de 2016. Revisado el lunes, 17 de octubre de 2016.
Autor: Varios autores

Alicia del Río nos relata su experiencia de dar el pecho en tándem:

Cuando me quedé embarazada por primera vez, había gente que me preguntaba si le daría el pecho y yo contestaba: “Si puedo, sí”. La verdad es que, durante el embarazo, tampoco me informé demasiado ni sobre lactancia ni sobre crianza y luego todo fue ir tomando decisiones sobre la marcha.

Olivia nació mediante parto inducido y estuvimos separadas durante unas horas porque la niña no reaccionaba. Se la llevaron a observación, a pesar de que tuvo un test de Apgar de 9/10, cosa que no he llegado a entender. Aún así, la lactancia tuvo un buen comienzo y Olivia se enganchó a la teta en cuanto me la pusieron encima.

Recuerdo que otra gente ya tenía preparada la habitación del bebé meses antes y nosotros pusimos una cuna en la nuestra propia para ver cómo iba la cosa. Los dos primeros días la metía en la cuna para dormir, pero ella quería estar conmigo. El tercer día la metimos en nuestra cama y aprendimos que, durmiendo juntas, todo era más beneficioso para la familia. Ella tomaba el pecho sin apenas despertarnos y así descansábamos mejor.

Teníamos claro que queríamos otro bebé en la casa y que mi edad no me daba mucho margen para esperar. Así que me quedé embarazada cuando Olivia tenía 16 meses. Ella seguía con su teta de noche y de día hasta que, hacia el sexto mes de embarazo, hubo una ocasión en que no quiso tomar y a mí me dio una pena tremenda, por lo que seguí insistiendo y, tras dos días, volvió a continuar.

Y llegó Claudia… Había gente que se sorprendía de verme dando el pecho a las dos, unos gratamente, otros no tanto. Muchos días terminaba en la cama o en el sofá con una colgada a cada lado. Yo me lo tomaba con la mayor tranquilidad, porque para mí era un momento de relajación. Afortunadamente, casi no he padecido lo que llaman agitación del amamantamiento y mi lactancia en tándem siguió durante 4 años y medio con días mejores y días peores, porque al principio tenía dos bebés en casa que demandaban mucho. El padre ayudó también mucho con su apoyo logístico y emocional. Estoy convencida de que el tándem ha ayudado a mis hijas a entender desde muy pronto que tienen que compartir, a llevar mejor los celos de la hermana y a quererse profundamente. El recuerdo que me queda es que he disfrutado mucho en esos momentos con ellas cuando volvía del trabajo y me estaban esperando.

Cuando Olivia tenía 6 años y medio empezó a decirme que no salía leche, pero le gustaba abrazarse a su teti y de vez en cuando intentaba mamar; medio año después se fue olvidando de ella. Claudia sigue pidiendo alguna noche para irse a dormir y, al preguntarle si sale algo, dice que no sabe, pero le encantan esos momentos en que estamos juntas. Cuando oigo la frase de que la edad natural del destete del ser humano se sitúa entre los 2 y los 7 años, pienso “para muestra un botón (o dos)”.

Y María Lorenzo nos relata su experiencia de amamantar tras la extirpación de la glándula tiroidea:

En junio de 2015 me puse en contacto con Crianza Natural solicitando ayuda, ya que me habían diagnosticado un cáncer de tiroides y debía interrumpir la lactancia de mi hija de 4 meses. El 1 julio de 2015 me operaron y procedieron a extirparme complemente la glándula tiroidea. Tuve la gran suerte de que el cáncer no se había extendido nada. Lo cierto es que, tras la operación, no tuvieron que darme ningún tratamiento (yodo) y que desde aquel momento simplemente tomo un pastilla diaria de tiroxina.

Estuve dando el pecho hasta unas horas antes de operarme. Durante los 3 días que estuve ingresada, mi hija apenas comió y se resistió a tomar biberones, tanto de leche artificial como de la leche que me había extraído previamente. Tras esos 3 días, reanudamos la lactancia y hasta el día de hoy, que seguimos en ello, y casi planteándome ver cómo desteto, porque no tiene pinta de que quiera dejarlo por sí misma.

Todo esto os lo cuento porque, cuando llamé, la persona que me atendió, que también había sufrido un cáncer, me ayudó muchísimo y me pidió que le comentase cómo iba todo, porque estaba interesada en saber la relación entre tiroides y lactancia por algún tipo de estudio que estaba realizando. Con ello, agradecida desde entonces, os dejo esta información por si pudiera ser de vuestro interés y quedo a disposición de ampliarla si así alguien lo precisara. Un fuerte abrazo.


Sobre Varios autores
Artículos elaborados por varios autores.

Documentos de Varios autores publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2016. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.