Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

La comunicación a través de sus pequeñas manos

Publicado el martes, 09 de febrero de 2016. Revisado el jueves, 19 de enero de 2017.
Autor: Ruth Cañadas Cuadrado

La mayoría de personas que somos madres/padres hemos pasado por alguna situación en la que solo nosotros entendemos los balbuceos o primeras palabras de nuestros bebés. Otras veces, ni tan siquiera somos capaces de entender lo que están pidiendo en un momento determinado y sus esfuerzos por comunicarse acaban en llantos y frustraciones debido a malentendidos o incomprensión. La adquisición del lenguaje es un proceso lento, que va perfeccionándose poco a poco según la etapa en la que se encuentre el bebé. El desarrollo integral del niño en su etapa evolutiva, y más en particular el lenguaje verbal, está estrechamente relacionado, aunque no solo, con el proceso de maduración del sistema nervioso y con el desarrollo del aparato fonador. Esto último se da más tarde, por lo que cuando ya tienen la capacidad intelectual de comunicarse, y mientras adquieren la capacidad física del habla, les resulta más fácil hacerlo a través de su cuerpo en general y de sus manos en particular.

Entonces, si los bebés no pueden hablar hasta una determinada edad porque su aparato fonador no está desarrollado pero sí pueden comunicar con su cuerpo, ¿por qué no ofrecerles un sistema para que puedan hacerlo? A través de los signos de la Lengua de Signos los bebés pueden comunicarse, y no solo contarnos lo que necesitan, sino muchas otras cosas.

Esto generará un vínculo emocional fuerte o afianzará el vínculo existente, evitando muchas frustraciones, tanto por parte del bebé como de la persona adulta que le acompaña. El uso de signos con bebés ofrece grandes ventajas, tanto para los peques como para las personas que estamos a su lado. Estas son las principales:

  • Fortalece el vínculo emocional bebé-adulto.
  • Mejora la comunicación en ambos sentidos.
  • Ayuda en la formación del «yo» y a sentar las bases de la empatía.
  • Estimula el aprendizaje de la lengua oral y el desarrollo intelectual.
  • Favorece el desarrollo de la psicomotricidad, la atención visual y el control del espacio.
  • Crea mucha complicidad entre el bebé y la persona adulta.

Al haber una mayor comprensión se crea un ambiente de tranquilidad, seguridad y confianza que repercute en el bienestar del bebé y del adulto. Las situaciones que antes podían desembocar en una frustración por no entendernos, pasan a ser más llevaderas porque el bebé se siente más contento, comprendido y complacido. Esto no quiere decir que nunca vaya a frustrarse ni a tener rabietas. Las rabietas son necesarias y forman parte de su desarrollo, ya que son una forma de expresar sus emociones.

Mis primeros signos
Empecé a conocer la Lengua de Signos en el año 1998. Soy Intérprete de Lengua de Signos Española desde el año 2003. He trabajado varios años con personas sordas y sordociegas y siempre me ha asombrado la comunicación tan fluida que tienen los niños con sus padres sordos, independientemente de que los peques sean sordos o no. Cuando nació mi sobrino, en 2004, me formé como Educadora Infantil. Empecé en un aula de 2-3 años y me sorprendió la frustración que vive un niño de esa edad debido a la complejidad del lenguaje, a su adquisición y a los malentendidos que se generan en su uso. Cuando me quedé embarazada empecé a revivir en mi cabeza situaciones que había experimentado trabajando. Fue en ese momento cuando decidí usar los signos con mi hijo. Empecé, junto a mi pareja, a mostrarle los signos por puro instinto. Primero los que estaban en nuestras rutinas: dormir, bañarse y comer. Nos maravilló lo rápido que empezó a mostrar los signos a su manera con sus pequeñas manos. A sus 9 meses ya tenía los 3 primeros signos de rutina integrados y los usaba relacionándolos directamente con el significado. Viendo el resultado continuamos mostrándole más y ampliando su vocabulario, siempre centrándonos en sus intereses y en relación con la etapa evolutiva en la que se encontraba: signos de animales, de alimentos, de cosas que veíamos por la calle... La comunicación fue ampliándose de manera muy rápida y eficaz. Mi bebé ya decía signos sueltos y también mezclaba signos y palabras para hacer frases; se inventaba signos propios de cosas que necesitaba comunicar pero no le habíamos enseñado... Empezó a manejarse y a comunicarse con mucha soltura.

Un poco de historia
Viendo los resultados obtenidos empecé a investigar sobre todo esto. Encontré el trabajo de Joseph García y me sentí muy identificada con su experiencia, pues es muy similar a la mía. Él estaba estudiando para ser Intérprete de Lengua de Signos cuando empezó a observar cómo la comunicación entre hijos y padres sordos era muy fluida. Observando a los hijos de sus amigos escribió su tesis sobre los beneficios de los signos en bebés oyentes y publicó Sign with your Baby. También descubrí a William Dwight Whitney. Curiosamente no he encontrado mucho sobre él, pero fue uno de los primeros en darse cuenta de que los bebés de hijos sordos se comunican antes con sus padres usando los signos. Whitney, ya en el siglo XIX, mencionaba que los niños oyentes tardaban alrededor de un año más en comunicarse con sus padres, mientras que los bebés sordos lo hacían fluidamente mucho antes.

Más de un siglo después, en 1982, Linda Acredolo y Susan Goodwyn, descubrieron cómo los gestos pueden ayudar en la comunicación. Se dieron cuenta de que los bebés se pueden comunicar desde muy pequeños a través de gestos naturales o imitando. Iniciaron una investigación financiada por el National Institute of Child Health and Human Development que duró dos décadas (1982- 2003). En este estudio se destacó que el uso de signos con bebés no obstaculiza el desarrollo verbal y que incluso puede facilitarlo.

De todo esto fui consciente cuando mi hijo ya tenía 2 ó 3 años y estaba empezando a dejar los signos a un lado, mejorando su comunicación oral cada vez más. Quise informarme sobre cómo podemos ayudar para que la comunicación sea más fluida. Busqué páginas web y no encontré ninguna que usara la Lengua de Signos Española (LSE) con bebés como herramienta comunicativa. Casi todo estaba en Lengua de Signos Americana, así que me lancé a crear un sitio web con información y recursos en LSE para que las familias pudieran acercarse más a sus hijos de esta manera, usando el recurso que tenemos en nuestro país. Ya son muchos los países que han adaptado el Baby Signs a la Lengua de Signos del entorno, así que es lo que hice. Creé Otanana al poco de nacer mi segunda hija. Y poco a poco empecé a dar talleres para enseñar a usar este recurso. En este tiempo, ofreciendo talleres presenciales u online, he descubierto muchas cosas y he acompañado a muchas familias.

Repito siempre que para mí no es tan importante qué lengua de signos utilicemos con nuestros bebés, sino el uso que hagamos de ella. Si la usamos para mejorar el vínculo y la comunicación, cualquiera puede ser útil. Al fin y al cabo es una herramienta comunicativa que no sustituye a la lengua materna.

El vínculo
En todos los libros que he hojeado sobre Baby Signs falta, o al menos no se le da la importancia que merece, algo que para mí es fundamental: el vínculo, un aspecto que trabajo mucho a través de los signos. Por desgracia vivimos en una sociedad donde las mujeres parimos con exceso de intervención y los bebés nacen en un ambiente poco humanizado. En demasiadas ocasiones, son separados de su madre al nacer, lo que provoca que el vínculo emocional se rompa con las consecuencias que esto conlleva.

Los signos ayudan a mantener un vínculo sano cuando se establece con naturalidad, y también a recuperarlo cuando se ha roto por alguna circunstancia. El método que yo propongo va más allá de los signos, ya que da una importancia especial al vínculo con el bebé/niño. A través de los signos podemos escuchar las necesidades de los peques: quiero “comer”, necesito “dormir”, me molesta el “pañal”... pero también podemos escuchar todo lo que el bebé/niño quiera contarnos, aquello que tenga en la cabeza, qué está viendo, imaginando o recordando... En definitiva, nos ayuda a estar presentes en la crianza. Me parece una bonita manera de darnos cuenta de cómo ven el mundo a través de sus ojos, algo que nos acerca enormemente a ellos.

Los signos acompañados de presencia, amor, paciencia y cercanía se convierten en algo maravilloso para acercarnos a nuestro peque, para entenderle, comprenderle y observar sus elecciones y sus preferencias. No solo son signos, es mucho más.

Toda esta información, la recojo en el libro que he publicado recientemente: “Manos que cuentan. Manual de comunicación con signos para bebés y niños” de la Editorial Ob Stare. En él, cuento los beneficios y las herramientas que podemos usar para facilitar la asimilación de los signos. Todo a través de mi propia experiencia del uso de signos con mis hijos y de las múltiples consultas que he recibido en este tiempo. Se incluyen muchos ejemplos, fotos y un vocabulario completo de signos para consultar y aprender desde casa. Es un manual muy práctico y sencillo, donde descubriréis paso a paso cómo usar esta fantástica herramienta para que vuestro bebé se pueda comunicar con vosotros mucho antes de que aprenda a hablar. Podréis aprender a usar los signos sumergiéndoos en una lectura amena y práctica donde explico detalladamente la manera de poner en práctica este método para que la asimilación de los signos sea más efectiva. Mi intención siempre ha sido la difusión de esta herramienta porque me parece que tiene grandes ventajas. Espero poder seguir llegando a más y más bebés para que nos cuenten grandes cosas a través de sus pequeñas manos.


Sobre Ruth Cañadas Cuadrado
Ruth Cañadas Cuadrado es Intérprete de Lengua de Signos, Educadora Infantil, Doula y Asesora de Lactancia. Madre de un niño y una niña, es la creadora de Otanana.com y autora de "Manos que cuentan. Manual de comunicación con signos para bebés y niños". Actualmente está formándose en Rebirthing, Pedagogía Viviencial y Salud Mental Perinatal.

Documentos de Ruth Cañadas Cuadrado publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2017. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.