Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

El lado oscuro de amamantar

Publicado el jueves, 29 de octubre de 2015. Revisado el jueves, 29 de octubre de 2015.
Autor: Patricia López Izquierdo

Amamantar siempre es beneficioso para las mujeres, lo cual no es sinónimo de que siempre sea placentero. Es más, puedo afirmar que a veces es sumamente desagradable. Y no me refiero a la dureza de los inicios, a las noches de alta demanda, al dolor de las heridas en el pezón o al malestar de las mastitis... Todo eso también es malo, claro, pero ya hablaremos de ello en otra ocasión.

De lo que quiero hablaros es de lo que hemos dado en llamar "la agitación del amamantamiento". (Es una traducción un poco forzada de su nombre en inglés que se publicó hace ya algunos años en este artículo: LLLI | La Agitación del Amamantamiento.)

Cuando el pequeño ya tiene entre uno y dos años de edad y la lactancia es algo normal en nuestra vida, de repente, algo cambia. Esos momentos tan bonitos, de relax y acercamiento con nuestro bebé, empiezan a resultar desagradables. La primera sensación suele ser de impaciencia, una especie de urgencia para que ¡acabe ya! Si no hay respuesta, la sensación se transforma en una especie de angustia, de ganas de gritar y de salir corriendo, algo que solo se puede definir como un verdadero rechazo visceral hacia la lactancia en sí y, por extensión, hacia nuestro hijo.

Psicológicamente, esto es algo muy difícil de digerir por una madre que ya se creía bien concienciada para dar el pecho todo el tiempo que él /ella quisiera. Si nunca has oído hablar de esta sensación, la primera reacción es de extrañeza, rabia, culpa y pena.

¿Qué es lo que ha pasado? ¿Que es lo que hago mal? ¿Ya no soy buena madre? ¿Es que amamantar a bebés grandes es malo (como todo el mundo me decía)? A menudo este rechazo coincide con molestias, hipersensibilidad o dolor en los pezones, relacionados en ocasiones con el ciclo menstrual y muchas veces con un nuevo embarazo. La mayoría de las madres que lo sufren son las que se han quedado nuevamente embarazadas y que tenían la idea de seguir amamantando a su bebé grande. Y, a veces, surge cuando ya ha nacido el pequeño y el mayor demanda pecho aun con más insistencia.

Pero las mamás de tándem no son las únicas que "se agitan". En ocasiones ocurre sin más, cuando los bebés son mayorcitos y, de alguna forma, el cuerpo se pone solo en "modo destete" para consternación de las madres, que teníamos otras ideas racionales al respecto.

Y entonces, ¿qué hacemos?
Lo primero que suele ayudar a sobrellevar la agitación es simplemente aceptarla. Nos sentimos así y no podemos negarlo ni tampoco cambiarlo sencillamente. Algunas madres deciden iniciar el destete en ese momento. Parece una opción muy lógica, y desde luego muy respetable, aunque un destete dirigido rara vez es sencillo y supondrá seguramente otros tantos retos que superar para la madre (y aun más para el bebé). Otras intentan aguantar el tirón y seguir amamantando (al fin y al cabo destetar es tan difícil), y para eso nos pueden ayudar algunos trucos o, mejor dicho, algo de la sabiduría maternal compartida:

  • Intentar acortar las tomas. Si el bebé ya puede comprenderlo, le indicamos que ha de parar de mamar en poco tiempo, contando hasta 10, hasta 5 o lo que queramos. Esta estrategia suele dar mejor resultado que intentar posponer la toma. Si se da cuenta de que lo rehuimos, normalmente se podrá ansioso y querrá mamar cada vez más y más veces. Mejor, no negar.
  • Relajarnos. Antes de darle, respirar hondo e intentar pensar en la lactancia como era antes: normal y placentera para ambos.
  • Mejorar el agarre. ¿A estas alturas?, preguntaréis. Pues sí, porque muchos niños de alguna forma "se olvidan" de mamar a cierta edad, y lo que hacen es chupetear el pezón, marcar los dientes y mamar, a toda costa, de una manera muy irritante para nosotras. A veces, si les mostramos que han de abrir más la boca o los abrazamos bien pegados a nuestro cuerpo, la sensación mejora. Otras veces, podemos intentar sujetar a la vez la mandíbula y el pecho por debajo con la palma de la mano; esta inmovilización reduce la fricción de la lengua sobre el pezón y suele reducir la molestia.

No son soluciones mágicas, solo ideas prácticas que pueden ayudarnos. No conozco estudios científicos sobre este tema, tan solo la experiencia de muchas madres que, como yo, han pasado por esta agitación. Por eso, quiero mostrar mi agradecimiento a todas y cada una de las madres que nos lo han contado; solo el saber que "no eres tan rara" ayuda a sentirse mucho mejor, ¿verdad?

La buena noticia es que la agitación suele ser una fase más de la lactancia, así que con lo que podemos quedarnos es que ¡se pasará!


Sobre Patricia López Izquierdo
Patricia López Izquierdo es veterinaria e IBCLC.

Documentos de Patricia López Izquierdo publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.