Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Derechos del menor hospitalizado

Publicado el viernes, 17 de abril de 2015. Revisado el jueves, 15 de octubre de 2015.
Autor: Edurne Estévez Bernal

La enfermedad y el ingreso hospitalario provocan una situación de especial indefensión y vulnerabilidad en cualquier niño o niña. Existen varios documentos en los que se recogen los derechos del menor hospitalizado, siendo el más importante la carta Europea del Niño Hospitalizado, redactada por el Parlamento Europeo en 1986. En esta carta se recogen los siguientes puntos:

  • Derecho del menor a la hospitalización diurna sin que ello suponga una carga económica adicional a los padres.
  • Derecho a estar acompañado de sus padres o de la persona que los sustituya el máximo de tiempo posible durante su permanencia en el hospital, no como espectadores pasivos sino como elementos activos de la vida hospitalaria, sin que eso comporte costes adicionales; el ejercicio de este derecho no debe perjudicar en modo alguno ni obstaculizar la aplicación de los tratamientos a los que hay que someter al menor.
  • Derecho del niño a recibir una información adaptada a su edad, su desarrollo mental, su estado afectivo y psicológico, con respecto al conjunto del tratamiento médico al que se le somete y a las perspectivas positivas que dicho tratamiento ofrece.
  • Derecho del niño a una recepción y seguimiento individuales destinándose, en la medida de lo posible, los mismos enfermeros y auxiliares para dicha recepción y los cuidados necesarios.
  • El derecho a negarse (por boca de sus padres o de la persona que los sustituya) como sujetos de investigación y a rechazar cualquier cuidado o examen cuyo propósito primordial sea educativo o informativo y no terapéutico.
  • Derecho de sus padres o de las personas que los sustituya a recibir todas las informaciones relativas a la enfermedad y al bienestar del niño, siempre y cuando el derecho fundamental de este al respecto de su intimidad no se vea afectado por ello.
  • Derecho de los padres o de la persona que los sustituya a expresar su conformidad con los tratamientos que se aplican al niño.
  • Derecho de los padres o de la persona que los sustituya a una recepción adecuada y a un seguimiento psicosocial a cargo de personal con formación especializada.
  • Derecho a no ser sometido a experiencias farmacológicas o terapéuticas. Solo los padres o la persona que los sustituya, debidamente advertidos de los riesgos y de las ventajas de estos tratamientos, tendrán la posibilidad de conceder su autorización, así como de retirarla.
  • Derecho del niño hospitalizado cuando esté sometido a experimentación terapéutica, y a estar protegido por la Declaración de Helsinki de la Asamblea Médica Mundial y sus subsiguientes actualizaciones.
  • Derecho a no recibir tratamientos médicos inútiles y a no soportar sufrimientos físicos y morales que puedan evitarse.
  • Derecho (y medios) de contactar con sus padres o con la persona que los sustituya, en momentos de tensión.
  • Derecho a ser tratado con tacto, educación y comprensión, y a que se respete su intimidad.
  • Derecho a recibir, durante su permanencia en el hospital, los cuidados prodigados por un personal cualificado, que conozca perfectamente las necesidades de cada grupo de edad tanto en el plano físico como en el afectivo.
  • Derecho a ser hospitalizado junto a otros niños, evitando todo lo posible su hospitalización entre adultos.
  • Derecho a disponer de locales amueblados y equipados de modo que respondan a sus necesidades en materia de cuidados, de educación y de juegos, así como a las normas oficiales de seguridad.
  • Derecho a proseguir su formación escolar durante su permanencia en el hospital, y a beneficiarse de las enseñanzas de los maestros y del material didáctico que las autoridades escolares pongan a su disposición, en particular en el caso de una hospitalización prolongada, con la condición de que dicha actividad no cause perjuicios a su bienestar y/o que no obstaculice los tratamientos que se siguen.
  • Derecho a disponer durante su permanencia en el hospital de juguetes adecuados a su edad, de libros y medios audiovisuales.
  • Derecho a poder recibir estudios en caso de hospitalización parcial (hospitalización diurna) o de convalecencia en su propio domicilio.
  • Derecho a la seguridad de recibir los cuidados que necesita (incluso en el caso de que fuese necesaria la intervención de la justicia) si los padres o la persona que los sustituya se los niega por razones religiosas, de retraso cultural, de prejuicios o no están en condiciones de dar los pasos oportunos para hacer frente a la urgencia.
  • Derecho del niño a la necesaria ayuda económica y moral, así como psicosocial, para ser sometido a exámenes y/o tratamientos que deban efectuarse necesariamente en el extranjero.
  • Derecho de los padres o de la persona que los sustituya a pedir la aplicación de la presente Carta en el caso de que el niño tenga necesidad de hospitalización o de examen médico en países que no forman parte de la Comunidad Europea.

Hemos de saber que el derecho del menor siempre prevalece sobre el resto de cuestiones. Por tanto, lo que se busca siempre, por encima de todo, será el bienestar del niño o niña que recibe tratamiento.

Para saber más:

  • Información sobre derechos del menor hospitalizado, por El Parto es Nuestro: https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/conoce-tus-derechos-area-legal/derechos-del-ninohospitalizado
  • Carta Europea de los Derechos de los Niños y Niñas Hospitalizados (texto de lectura fácil publicado por el Ayuntamiento de Barcelona): http://w110.bcn.cat/fitxers/dretscivils/cartainfantshospitalitzatscast.036.pdf

Sobre Edurne Estévez Bernal
Edurne Estévez Bernal es madre de tres hijos, maestra y asesora de lactancia, y forma parte del equipo de redacción de Crianza Natural.

Documentos de Edurne Estévez Bernal publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.