Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Los síntomas de lactancia de la mamá son tan importantes como los del bebé

Publicado el jueves, 08 de enero de 2015. Autor: Bobby Ghahery

En este documento voy a tratar cómo un mal agarre debido a un frenillo labial o lingual puede causar dolor a la madre.

A pesar de que la mayoría de las mamás prefieren dar el pecho de forma exclusiva, las dificultades de la lactancia pueden hacer que no sea posible.

A menudo oigo a mamás que se muestran egoístas a la hora de hacer pasar a sus hijos por un procedimiento, especialmente si ese niño no muestra ningún efecto negativo aparentemente importante al ser amamantado. El argumento en contra de este sentimiento es muy simple: todo lo que pone en peligro la capacidad de la madre para amamantar pone al bebé en peligro. Yo sostengo que los bebés deben ser amamantados durante el mayor tiempo posible si no hay ninguna situación externa que obligue a destetar. A veces, esto implica concentrarse en los síntomas de la madre, en lugar de en los del bebé, si los síntomas de ella son peores.

¿Cuáles son algunas de las consecuencias en la mamá cuando el bebé tiene un mal agarre de frenillo labial o lingual?

  • Pezón dañado: Esta es la consecuencia más obvia de un agarre deficiente debido a una restricción del labio o la lengua. Si el bebé no puede evertir el labio correctamente, este se enrollará hacia dentro, haciendo que el agarre sea más superficial. Además, si la movilidad de la lengua está restringida, no puede amoldar y elevar el pecho dentro de la cavidad oral, y la encía inferior queda expuesta. Cuando se usa la encía inferior y el labio superior para sujetar el pecho, el pezón puede dañarse. El primer indicio suele ser un cambio en la forma del pezón tras la toma. Los pezones pueden quedar aplanados o con algún pliegue, o bien salir blancos debido a la compresión y restricción del flujo de la sangre. Si el trauma es persistente o severo, la madre puede experimentar grietas, heridas o ampollas. Cuando es muy severo, la madre puede experimentar sangrado e incluso alguna costra. Incluso aunque el agarre mejore con el tratamiento, algunas no notan mejora con el tiempo.
  • Dolor: Este es el síntoma más habitual que experimenta una madre. Lamentablemente, es el síntoma que menos se tiene en cuenta por los sanitarios. Todavía, muchos de ellos creen en el mito de que la lactancia dolorosa es normal. La lactancia dolorosa es habitual, pero eso no significa que sea normal. ¿Hay una cierta sensibilidad al inicio de la lactancia? Por supuesto, pero eso no es lo que estoy describiendo aquí. El a menudo bochornoso dolor que acompaña dar el pecho a un bebé con frenillo puede ser suficientemente duro como para que la madre empiece a temerlo con terror. Incluso cuando el dolor es soportable, la idea está presente y la persistencia de las molestias puede definitivamente conducir al destete prematuro.
  • Drenaje pobre o incompleto del pecho: Hay numerosas razones por las que un bebé puede no vaciar el pecho. Entre ellas, se incluyen que el bebé se duerma prematuramente al pecho, que sea incapaz de formar un vacío apropiado o que no pueda usar la lengua apropiadamente para conseguir una presión negativa intraoral para amamantar. Cualquiera que sea el motivo, un vaciado incompleto del pecho puede ser un indicativo de problemas futuros, con una disminución de la producción de leche. Además, puede ser un precursor de mastitis.
  • Enfermedad del pecho: En última instancia, si algo amenaza la salud de los senos, la producción de la leche se pone en entredicho. En el caso de un agarre incorrecto, los pezones de la madre se pueden infectar debido a las grietas. Las heridas del pezón pueden ser una entrada para las bacterias causantes de mastitis o, en casos graves, de un abceso. Uno de los resultados más terribles de un mal agarre es una mastitis, a menudo recurrente. Si una madre tiene episodios recurrentes de un mal agarre, siempre miro si hay alguna restricción en la boca como la primera causa potencial. Una mastitis puede acabar en hospitalización y en una bajada brusca de producción de leche, así que debe tomarse en serio.

Es de vital importancia que nos fijemos en la lactancia materna como un trabajo en equipo si queremos conseguir una lactancia exitosa a largo plazo de bebés que, anatómicamente, son incapaces de un agarre adecuado. Si un bebé está completamente sano y está creciendo bien, pero la mamá está continuamente enferma o demasiado traumatizada para amamantar con frecuencia, hemos fallado en tratar la díada y no le hemos dado el apoyo necesario. Tenemos que dejar de desestimar los síntomas de la madre y detener la propagación de una cultura donde se ignoran las necesidades de la mamá.


Sobre Bobby Ghahery
El Dr. Bobby Ghaheri es otorrinolaringólogo y cirujano, y es uno de los pioneros en el tratamiento de frenillos mediante láser.

Documentos de Bobby Ghahery publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.