Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Inspirar para reconectar

Publicado el jueves, 28 de agosto de 2014. Autor: Daniel Siegel

Cómo la mente, el cerebro y las relaciones promueven la integración y cultivan el bienestar

Poda, mielinización y remodelación del cerebro adolescente
El cerebro se reconecta durante la adolescencia para aumentar la integración y su eficacia. No es fácil ser un adolescente hoy en día. Nos hacemos conscientes del mundo a nuestro alrededor, nos inundan con información desde los medios digitales sobre la extensa familia global y aprendemos sobre los intensos y arrolladores problemas del mundo. Y aun más, el comienzo de la pubertad llega cada vez más pronto, y el tiempo entre la dependencia de la infancia y la responsabilidad de la vida adulta ha pasado de ser de un par de años a una docena o más.

En mi propia vida familiar, mis dos hijos acaban de pasar por sus años adolescentes. Pero recientes estudios del cerebro, hechos en UCLA, en el Instituto Nacional de Salud Mental y en otras instituciones, muestran que su adolescencia no ha terminado. Investigaciones longitudinales en individuos que están viviendo el periodo entre la infancia y la edad adulta revelan que se produce un remodelamiento del cerebro que comienza habitualmente justo antes de los diez años y continúa hasta bien entrados en la veintena.

Para los adolescentes esto significa que la reducción selectiva de las neuronas existentes y la confirmación de las vainas de mielina que conectan las neuronas restantes continuarán años después de que nosotros dejemos de llamarles "adolescentes".

¿De qué trata toda esta remodelación? ¿Por qué la naturaleza proveería de esta nueva reconexión en el cerebro, de tal manera que a propósito y de una forma dirigida genéticamente se destruyan neuronas existentes y sus conexiones sinápticas?

Podar significa que la abundancia de conexiones neuronales obtenidas durante la absorción como esponjas del conocimiento durante el período de la infancia será rediseñada, como si se tratara de un jardín. Lo que sorprende a muchos es que tal proceso de poda es muy sólido, un proceso que, además, se puede intensificar con el estrés.

Y es este proceso de poda el que puede explicar el hallazgo de que la mayoría de los principales trastornos psiquiátricos (de pensamiento, estado de ánimo y ansiedad) aparece principalmente durante este período vulnerable. La poda puede revelar circuitos vulnerables ya sea por genética o por experiencia.

El principio clásico "usarlo o perderlo" se aplica también a la adolescencia; aquellos circuitos que participan activamente pueden permanecer, mientras que los menos utilizados pueden estar sujetos a la destrucción sistemática. Y así, para un adolescente, esto significa que si quieres aprender bien un idioma extranjero, tocar un instrumento musical o dominar un deporte, la participación en estas actividades antes y durante la adolescencia sería una buena idea. Nos movemos desde un potencial abierto en la infancia a la especialización durante y después de la adolescencia.

¿Y la mielinización del cerebro en remodelación? La mielina posibilita que las neuronas restantes y conectadas puedan comunicarse entre sí con más coordinación y velocidad. La mielina permite que el potencial de acción (los iones que fluyen dentro y fuera de la membrana crean un flujo de carga a lo largo del axón) se desplace cien veces más rápido. El tiempo de descanso entre los disparos de iones, el período refractario, es treinta veces más corto. Esto significa que la actividad neuronal se convierte en tres mil veces más rápida con la mielinización. Cuando te das cuenta de que los atletas olímpicos realizan hazañas que solo podrías soñar, no estás exagerando. La práctica es la que establece la mielinización para potenciar una habilidad.

En uno de mis campos de trabajo, llamado neurobiología interpersonal, tratamos de unir todos los campos de la ciencia y otras disciplinas de exploración de la realidad, como el arte, la música, la literatura y la práctica contemplativa, en un marco conceptual. Bajo ese punto de vista, vemos un proceso que se llama "integración" (la vinculación de las partes diferenciadas de un sistema) como el mecanismo subyacente a la salud. Con la integración, se crea armonía.

Cuando la vinculación y la diferenciación no están presentes, puede surgir el caos y la rigidez. La integración crea la posibilidad de regular la atención, el estado de ánimo, las emociones, el pensamiento, las interacciones sociales y el comportamiento. Y mucha investigación actual apoya la noción de que la raíz de muchos trastornos psiquiátricos está en la alteración de la integración en el cerebro.

Así, la remodelación de los adolescentes con su poda, que crea un cerebro más diferenciado, y su mielinización, que vincula esas regiones diferenciadas, es la base acerca de la creación de una mayor integración.

Naturalmente, una zona en remodelación no será tan funcional durante el proceso de reconstrucción como más adelante; a veces tenemos que cortar la electricidad o cerrar el paso del agua durante el proceso. Pero, a largo plazo, el cerebro del adolescente obtendrá capacidades más definidas, un mayor equilibrio emocional y una mayor perspectiva y sabiduría, todos ellos procesos resultantes de sus capacidades integradoras para crear bienestar interior y salud interpersonal.

© Mind Your Brain, Inc. 2014.


Sobre Daniel Siegel
El Dr. Daniel Siegel es psicólogo y profesor de la Facultad de Medicina de UCLA. Es también director ejecutivo del instituto Mindsight y ha escrito varios libros y artículos sobre la mente humana y su desarrollo.

Documentos de Daniel Siegel publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.