Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Madre de día, una alternativa a la guardería

Publicado el jueves, 13 de febrero de 2014. Autor: Rosa Sorribas

Han pasado cuatro meses desde que nació nuestro hijo. Ha llegado el momento de ir a trabajar. ¿No ves lo pequeño que es todavía? ¿Dónde lo dejamos? ¿Con quién? Tu madre es demasiado mayor para cuidarlo y la mía está demasiado ocupada... ¿Y una guardería? ¿Tendremos plazas? ¿Existirán otras opciones? Es que lo veo tan pequeñito... Se me rompe el alma de tan solo pensarlo...

Estas dudas habitan en el corazón de las familias cuando tienen que dejar a sus pequeños tesoros en manos de otras personas para irse a trabajar. Madres de día es un recurso de conciliación de la vida familiar y laboral, además de una alternativa a las guarderías tradicionales o escuelas infantiles.

La familia es el primer contexto educativo por excelencia. Es donde el niño aprende las bases fundamentales para relacionarse con su mundo interno y externo. Madres de día es una figura que da continuidad al ambiente familiar, ofreciendo un servicio de atención a la primera infancia.

¿Qué es una madre de día?
Son educadoras profesionales que ofrecen en su propio hogar (o en casos concretos son estas las que se trasladan al hogar de las familias) adaptado y equipado, un servicio de atención y cuidado al menor de entre 0 a 6 años, en grupos reducidos (de entre tres a cinco niños máximo) y en un ambiente hogareño. Estas características del servicio hacen que sea más sencillo atender, observar e identificar las verdaderas necesidades educativas y emocionales de cada niño que habita en un hogar de madre de día y dar una respuesta de calidad a las mismas.

¿Cómo nace la figura madre de día?
Nace desde la consciencia y la importancia de cuidar los tres primeros años de vida del niño, pues estos son fundamentales para su posterior desarrollo como ser humano. Ya María Montessori, una de las primeras mujeres médico en Italia y la que creó el Método Montessori, nos hablaba de ello en su libro Una mente absorbente, al igual que el libro Un ser humano de Silvana Quattrocchi Montanaro. También el Dr. Rudolf Steiner en sus indicaciones antroposóficas, y en las que se basa el método Waldorf, hablaba sobre la esencia del ser humano en los tres primeros años de vida. Por ello, solo una verdadera atención personalizada, amorosa, maternal y cercana hace posible el sano y pleno desarrollo físico, afectivo, social e intelectual del niño. Las madres de día son muy conscientes de ello, pues de esta manera se le aporta seguridad física y emocional al niño, una seguridad que le hace posible moverse hacia el mundo. Es el encuentro verdadero lo que hace florecer de forma natural lo humano y social en el niño.

¿Qué requisitos se necesita para ser madre de día?
Existen distintas Asociaciones Madres de Día en Cataluña, Navarra y Madrid que recogen la importancia profesional de esta figura. Cada una tiene sus propios parámetros, aunque casi todas coinciden en que debe ser una persona cualificada y con experiencia acreditada para afrontar la educación desde el respeto y la autonomía del niño; el niño es el protagonista y es la madre de día quien acompaña a este en su desarrollo integral, teniendo en cuenta sus etapas evolutivas y su mundo afectivo.

En Madrid, las madres de día deben tener formación en Educación Infantil,. Pedagogía o Psicología y además formación adicional de pedagogía Waldorf para pertenecer a la Asociación. En Cataluña se recomienda tener también formación en educación infantil, pedagogía, o similares, además de titulaciones en formaciones no regladas (sea Montessori, Waldorf, Educación libre, Pickler, etc, con un mínimo de 120 horas), además de prácticas con niños con un mínimo de 150 horas. (Si este requisito no se diera, la misma Asociación facilita a la persona que quiere ser madre de día ir al domicilio de otra madre de día que esté en activo y aprender de ella, sin interferir en las dinámicas diarias.) También las madres de día tienen un curso de primeros auxilios y de manipulación de alimentos, además de comprometerse a asistir a distintas formaciones regladas y no regladas orientadas a la educación respetuosa y libre del niño, para su reciclaje continuo.

Los referentes pedagógicos en los que se basa la figura de madres de día son múltiples: Pestalozzi, Montessori, Emmi Pickler, Waldorf, Rebeca Wild, etc, aunque todas son pedagogías centradas en el respeto hacia el niño, en sus necesidades e intereses; todas consideran imprescindible la actividad infantil, que surge de la espontaneidad de los niños y de su curiosidad natural, además del hecho de que crezcan en libertad, potenciando su autonomía.

¿Qué funciones y responsabilidades tiene una madre de día?
La básica y fundamental para que el niño sienta bienestar es la de cuidar la alimentación, el descanso y la higiene; pero no de cualquier manera, sino potenciando los espacios de amor y cuidado íntimo y respetando al niño, a la vez que se marcan los límites adecuados para garantizar su seguridad. Una vez cubiertas sus necesidades de subsistencia, se añaden otras funciones, tales como:

  • Garantizar una total seguridad en el hogar-ambiente.
  • Velar por el bienestar del niño acompañándolo y proporcionándole los medios adecuados para su crecimiento físico y emocional.
  • Favorecer un buen desarrollo de sus capacidades individuales, creando un ambiente donde se potencie la autonomía del niño. Él es capaz de hacerlo por sí mismo si la madre de día le da los medios necesarios para hacerlo (excluyendo las necesidades de subsistencia, que son cubiertas con ayuda mientras el niño la necesite).
  • Respetar los ritmos individuales de cada niño, fomentando que él sea el protagonista de su propia historia evolutiva y personal.
  • Ofrecer y organizar el espacio físico en función de las necesidades de los niños, tratando de construir un espacio acogedor, seguro, cálido y agradable.
  • Mantener una actitud abierta, cordial y transparente con los padres y los niños, dentro de un ambiente tranquilo y de confianza.

Todo esto está encaminado a conseguir que los niños que estén bajo el cuidado de una madre de día sean responsables, autónomos, sociables y tolerantes, a la vez que se construyen a sí mismos como seres humanos únicos y libres de elegir desde el mismo instinto que los hace existir.

¿Cualquier hogar es válido?
Para velar por la seguridad de los niños, algo fundamental para que ellos puedan experimentar con libertad y sientan que el mundo es posible, debemos disponer de un hogar seguro. Los requisitos dependen de cada comunidad autónoma y madre de día. En Navarra, por ejemplo, existe la Orden Foral 27/2006 que regula la actividad de madres de día y donde se especifican los requisitos necesarios del espacio para llevarlo a cabo. En otras Comunidades Autónomas existen recomendaciones, al carecer de regularización del servicio por ahora.

Entre dichas recomendaciones (tomadas de los referentes internacionales al existir este servicio en distintos países como Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, etc.) están:

  • El hogar debe disponer de cédula de habitabilidad, contrato de alquiler o título de propiedad, plano del piso, descripción de los integrantes de la familia y el consentimiento de la actividad firmado por todos los integrantes del núcleo familiar que vivan en el hogar. Además, se recomienda que la madre de día disponga de un seguro de accidentes y de responsabilidad civil.
  • En relación a los espacios, deben existir tres áreas bien diferenciadas: una para actividades diurnas (comer, jugar), otra para el descanso y otra destinada al aseo (baño). La zona de día, donde los niños pasan la mayor parte del tiempo que están despiertos, debe contar con un mínimo de 15 m2 y de 3 m2 por niño. La zona destinada al descanso será de 2 m2 por niño y contará con los medios necesarios para que cada niño pueda dormir de manera individual y autónoma.
  • Los hogares además deben disponer de calefacción y ventilación, iluminación (en lo posible natural), un baño adaptado para el acceso al lavamanos y sanitario, un espacio adecuado para la preparación y el almacenamiento de alimentos. Los materiales de las paredes y los suelos han de ser cálidos, lisos, no porosos y fácilmente lavables.
  • Es necesario disponer de mobiliario adecuado a las medidas de los niños (construir el hogar para los niños, no para los adultos), con lo que se debe contar con cambiadores, colchones, mesas y sillas de alturas adecuadas a ellos, y con estanterías a las que puedan acceder para elegir aquellos materiales de su interés.
  • Los hogares deben contar con un extintor de tres litros tipo A, un adaptador para enchufes, calza puertas, bloqueador de puertas, protector de esquinas y todos aquellos elementos que protejan al niño de posibles accidentes en el hogar. Además, contarán con un botiquín y un plan de actuación y de prevención de riesgos laborales con los niños por si surgiera una emergencia durante la prestación del servicio.
  • Incluso las madres de día, previa autorización de los padres, pueden disponer de espacios públicos unas horas al día: parques, mercados, ludotecas, bibliotecas, etc.

"Somos Luis y Carmen, los padres de María. Nuestra hija tiene seis meses. Estamos buscando una madre de día. Queremos darle a nuestra hija un lugar donde sepamos en todo momento que ella se sentirá a gusto y que va a ser atendida de manera personal y que, sobre todo, van a respetar sus ritmos."

Así comienza el mail de algunos padres que buscan una madre de día. ¿Cómo encontrarla? Lo más sencillo es ponerse en contacto con las Asociaciones Madres de Día que se han creado en distintas Comunidades Autónomas (Madrid, Pamplona, Llar de Crianza en Cataluña, etc).

Estas enlazan a las familias con la madres de día más cercana de su zona, o la asociación envía una tabla informativa a las familias donde aparece toda la red de madres de día disponibles. La familia suele escribir o llamar a la madre de día que le viene mejor por cercanía laboral o familiar; en ocasiones, es la madre de día (si ésta ha recibido la información desde la asociación) quien se pone en contacto con las familias y conciertan una visita al hogar de la madre de día. Se aconseja que, a ser posible, acuda todo el núcleo familiar: padres con los hijos. En la mayoría de las ocasiones son las madres las que primero acuden a visitar el proyecto junto con sus hijos y luego, si éste les gusta, acuden con el padre.

En una primera visita se suele mostrar el proyecto y el espacio y se les explica en qué consiste una madre de día. Posteriormente, y con tranquilidad, se les pide que mediten sobre la decisión a tomar y se les aconseja que vean y valoren distintas alternativas, pues en el proyecto madres de día son los padres los que eligen a la madre de día y la madre de día la que elige a las familias. Ambos deben sentir que están a gusto y existe una comunicación fluida y transparente, pues esto es lo que facilitará que el niño se sienta como en su segundo hogar.

Otras posibilidades para encontrar una madre de día es la vía on line: Internet, blogs, etc, dado que existen algunas madres de día que no pertenecen a la asociación. En este caso, no se asegura que estas tengan la formación adecuada para el acompañamiento real de los niños desde el respeto y su propia autonomía.

¿Y si miramos más allá de España? ¿Existe la figura madre de día?
En distintos países, como Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Irlanda o Suecia, la figura de madre de día es habitual, reconocida y regulada profesionalmente por los gobiernos. Además, estos ofrecen ayudas para que las familias puedan acudir a este servicio. Todo ello se debe a la toma de consciencia en dichos países de la importancia de la primera infancia. No por casualidad Frederyc Leboyer, el autor del libro "Nacimiento sin violencia", es francés.

Por poner un ejemplo, en el Reino Unido la actividad madre de día es un servicio social que demandan los padres antes sus necesidades laborales. Hace treinta años que funciona (desde 1977) de manera legal. Ya existía antes de manera alegal. Como en España, las madres de día son personas profesionales que trabajan en sus propios hogares. Brindan el cuidado, atención y oportunidades de aprendizaje a los niños de otras personas en un ambiente familiar y con horarios flexibles. Pueden trabajar a tiempo completo con niños menores de cinco años y con niños de entre seis y catorce fuera del horario escolar. El número de niños varía en función de las edades: tres niños menores de cinco años y no más de uno puede ser menor de un año; o seis niños menores de ocho años, incluidos sus propios hijos, de los cuales solo tres pueden ser menores de cinco años; o seis niños entre seis y catorce años.

Existe una normativa que ampara a las madres de día en el tema legal y laboral. Además, deben estar registradas como tales ante las autoridades locales competentes (asuntos sociales), son autónomas, sus hogares pasan inspecciones cada cierto tiempo y deben tener la formación necesaria, incluyendo la formación en primeros auxilios y un seguro de responsabilidad civil y de accidentes que cubra daños a terceros. La madre de día y las personas mayores de 16 años que vivan con ella deben tener un certificado de antecedentes penales limpio, además de un certificado de buena salud y haber pasado una entrevista con los trabajadores sociales que la dan el apta psicológica para trabajar con niños pequeños.

En España parece que todavía queda camino por recorrer. Mientras, las familias buscan otras alternativas a la guardería, pues cada vez existe una toma de consciencia de que nuestros hijos se hacen y se construyen a sí mismos en sus primeros tres años de vida. Y si nosotros como padres, por las situaciones laborables que vivimos, no podemos acompañarlos la mayor parte del tiempo, que lo haga una madre de día que tenga el corazón, el alma y la vocación de hacerlo. Tal y como dice Krishinamurti, en su libro "Sobre la Educación": "la función de un educador no es solo la de darles un montón de datos, de conocimientos, sino de mostrarles la vida en toda su amplitud, con su belleza, su fealdad, su deleite, su júbilo, su miedo y su agonía, a fin de que cuando llegue el momento de dejar este lugar, cada uno de ustedes sea un ser humano extraordinario, capacitado para emplear su inteligencia en la vida, y no un ser humano irreflexivo, insensible y destructivo".

Más información en:

  • Asociació Llar de Crianza, Madres de Día Barcelona (llarsmaresdediabcn@gmail.com)
  • Madres de día Barcelona (https://es-es.facebook.com/madresdediabarcelona)
  • Asociación Madres de Día Madrid (http://www.redmadresdedia.com/#!comunidad-de-madrid/c31b)
  • Asociación Madres de Día Pamplona (http://www.madresdediapamplona.com/)
  • Asociación Montessori Barcelona (http://www.metodomontessori.es/forum/7-escuelas-montessori-en-espana/105-associacio-montessori-barcelona.html
  • Proyecto La Casa de Alba (madre de día Barcelona): https://www.facebook.com/lacasadealba.madrededia
  • Crezco Jugando (proyecto madre de día Barcelona): http://crezcojugando.com/

Sobre Rosa Sorribas
Rosa Sorribas es consultora de lactancia certificada internacional (IBCL), doula y fundadora de Crianza Natural. Ha impartido cursos y conferencias sobre temas de lactancia, crianza y porteo.

Documentos de Rosa Sorribas publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.