Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

La historia del foro de Crianza Natural

Publicado el sábado, 17 de agosto de 2013. Autor: Rosa Sorribas

Este es el texto de una conferencia impartida en marzo de 2011 sobre el foro de Crianza Natural en las jornadas de Mujeres en la Red orgaizadas por OB Stare.

Me quedé embarazada de mi primera hija a mediados de abril de 2001. Los primeros cuatro o cinco meses me sentí como un vegetal, apenas podía hacer nada. Así que leí mucho y ví muchos reportajes por la tele. El primer libro que me regalaron fue el "Duérmete niño", que me pareció incluso divertido. Hacia los siete meses, completamente recuperada y con una energía desbordante, me acerqué al primer grupo de lactancia, la Liga de La Leche del barrio barcelonés de Sarrià. Allí encontré mujeres extraordinarias y mucha documentación que me mostraron un mundo nuevo en el que deseaba vivir. Empecé a devorar libros de William Sears y su mujer, Martha. Encontré un foro en el Reino Unido (que ya no existe) y otro en Estados Unidos (Mothering.com) que trataban temas de parto, lactancia, crianza, porteo, pañales reutilizables y todos estos temas que me eran completamente desconocidos. Los libros y revistas de aquí eran muy superficiales y extremadamente alejados de mi nueva pasión: ser madre. Mi maternidad lo iba a cambiar todo.

Estos nuevos conocimientos me mostraban una realidad oculta: los partos no tenían que ser como me planteaba mi ginecóloga, la pediatra no tenía derecho a obligarme a comportarme de una manera determinada ni a quitarle el pecho porque sí. El foro inglés y los libros extranjeros me mostraron que una vida como madre y padre diferente era posible e incluso más satisfactoria de lo que veía aquí. Pero excepto en los encuentros mensuales de La Liga y con la gente del foro inglés, no encontraba a nadie con quien compartir mis inquietudes. Las conversaciones con mi marido eran muy constructivas, nuestra relación de pareja enriqueció muchísimo al poner en común nuestros sentimientos, dudas y confusiones. Y un buen día me preguntó porqué no escribía un libro. "No", le respondí, "Ya hay muchos, pero una página web, sí, con tu ayuda, sí." Claro, si hubiera sido ahora habría escrito un blog, pero entonces no había nada de eso y solo las empresas tenían páginas webs. Pero bueno, alguna ventaja había de tener que tuviéramos conocimientos en crear páginas web y usar Internet. No en vano ya participábamos en foros o similares como las usenetnews o las BBS desde principios de los 90.

Así que en la primavera del 2003, cuando nuestra hija tenía poco más de un año, creamos el portal de Crianza Natural. El nombre surgió de la traducción de Attachment Parenting, la filosofía que nos había cautivado. Crianza con Apego tal vez era la traducción más adecuada pero sonaba a crianza que te pego, así que aunque ahora ya estamos más acostumbrados a oirlo, entonces sonaba mal. Solicitamos permisos a la OMS para traducir las recomendaciones para un parto normal que nos había ayudado tanto a cambiar de ginecóloga a las 37 semanas de embarazo, y lo colgamos. Poco a poco fuimos solicitando permiso para traducir documentos que nos parecían interesantes y fuimos escribiendo otros. Creamos la empresa de forma legal y empezamos a vender algunos productos que o bien yo confeccionaba o importaba. Tradujimos al español el software que iba a sustentar el foro. El 2 de junio de 2003 lo pusimos en marcha. Poco a poco informé de su existencia en otros lugares donde intuía que otras personas querían otro tipo de conversación. En seis meses se registraron 150 personas, y en seis meses más ya éramos más de 500. Al finalizar el año 2004 éramos 1.250, aunque recibíamos unas 4.000 visitas diarias porque no siempre se todas se registraban. Según el pediatra y escritor Carlos González, éramos el escaparate de la maternidad.

En abril de 2004 nos despidieron a mi marido y a mí de la multinacional americana en la que trabajábamos por una deslocalización. Él hacía 14 años y yo casi 10 que dedicábamos nuestro tiempo y esfuerzo a dar cursos, presentaciones, soporte técnico, viajes por todo el mundo, etc. Fue un golpe muy duro puesto que nuestra empresa todavía no estaba consolidada y además yo estaba embarazada de nuevo. Pero por otro lado fue un alivio porque el estrés de ese trabajo era insoportable. Por suerte, nuestra empresa empezó a crecer y mi marido pudo trabajar en otra cosa mientras me ayudaba con el mantenimiénto técnico y los pedidos. En noviembre de 2004 nació nuestra segunda hija en casa. El año 2005 fue especialmente difícil puesto que la empresa cada vez era más demandante, el foro cada vez tenía más participación, con lo que era importante moderarlo, y cuidaba al mismo tiempo de una bebé y una niña de 3 años. Además creé con otras amigas el grupo GEMMA, un intento de hacer una versión presencial del foro.

El foro pasaba por un momento bueno. Habían muchas mujeres con ideas excelentes que además las expresaban con mucha claridad. Habían algunas "peleas" o discusiones fuera de tono, pero en general, la participación era de una gran calidad. Tanta, que al marido de una forera se le ocurrió la brillante idea de generar un libro a partir de esos mensajes. La ilusión se desbordó. Se organizaron unas 100 personas para leer todo lo publicado hasta la fecha, con unas coordinadoras por subforos y dos supervisoras generales. El trabajo fue muy duro. A nivel técnico también se resintió puesto que el movimiento de datos fue muy superior a lo habitual. Solicitamos colaboración a algunos profesionales de la crianza para que escribieran los prólogos de cada tema, y poco a poco, la selección de mensajes fue desarrollandose, mientras que también aparecieron las primeras rencillas personales entre las que lo llevaban a cabo.

La sociología de los foros es muy particular. Tras un nick, un mote a veces sin sentido, hay una persona, o mejor dicho, lo que alguien quiere dejar ver de su persona. A menudo este anonimato hace que alguien pueda expresar todo aquello que no se atreve o no tiene con quien en su vida habitual. Porque la vida del foro también es real, pero distinta. Como dice una forera "porque muchas pasamos muchas horas solas y los foros son una gran compañía, y nos guste o no acabamos siendo una gran familia". Hay mujeres que desnudan su alma, que cuentan intimidades, incluso desconocidas para ellas antes de verse reflejadas en una experiencia que han leído. Hay mucha emoción y sensaciones desbordadas. Se crean vínculos muy especiales que por supuesto, son reales, pero son distintos a los que la mayoría de la gente está acostumbrada. Se pueden romper con una facilidad pasmosa, y el dolor de esa rotura es real aunque nunca se hayan conocido en persona. En ocasiones el nick no refleja esa persona real sino alguien quien se desea ser o alguien quien la vida real no permite que ocurra, por timidez, discapacidad o falta de oportunidad. Así, tras una forera con madera de líder puede haber una persona real invisible, imperceptible para los demás en su entorno social habitual. Normalmente la persona tras el apodo es parecida a la persona real, pero no siempre. El anonimato de Internet facilita esa "autenticidad" que la persona real no se puede permitir o todo lo contrario, facilita la creación de un ser irreal, el ser que la persona real querría haber sido. Es muy curioso porque en las kedadas, es decir, los encuentros entre foreras, se crean situaciones muy extrañas. En muchos casos se rompe la magia, la idea que alguien se ha hecho de otra persona no coincide con la persona real. La fusión de la persona física a la imagen que da el nick a menudo es traumática, aunque en muchos casos es muy enriquecedora.

Al final del verano del 2005 nos encontramos en una casa rural para decidir cómo llevar a cabo el libro. Crear una asociación, quien la dirigiría, qué objetivos tendría, etc. El encuentro fue muy curioso porque todas teníamos vínculos "virtuales" muy fuertes pero pocas los teníamos presenciales. Algunas decisiones no sentaron bien a todas. Algunas no pudieron ir al encuentro, otras no podían invertir el tiempo necesario, se crearon muchos malentendidos, insultos, agresiones y heridas emocionales. Algunas de esas mujeres maravillosas desaparecieron y volvieron a su vida invisible (o no). Otras montaron su propio foro (la mayoría desaparecidos ya). Otras se agruparon en el foro de la asociación que iba a gestionar el libro, Criar Con el Corazón, y algunas, pocas, se quedaron. El libro, la ilusión que había hecho que tanta gente se esforzara tantísimo, se desvanecía. El foro hervía de gente que quería saber qué había ocurrido y el problema es que nadie lo sabía. El foro iba tan lento que no podíamos procesar los pedidos. Supongo que las rencillas generan mucha actividad. Somos cotillas por naturaleza… Cerramos el foro el fin de semana del 11 y 12 de marzo del 2006 para trasladarlo a otro servidor. Coincidió con la apertura del foro de la recién creada asociación, hecho que causó malentendidos de nuevo. Estuvimos trabajando todo el fin de semana para mover todos los datos de un lugar a otro. La base de datos era enorme. No tuvimos éxito. Al final, faltaba un componente que hacía imposible el uso de los programas que necesita el foro. Volvimos decepcionados donde estábamos. Intentamos arreglarlo un poco, borrando mensajes y mejorando el acceso. Pero las acusaciones no cesaron, las amigas desaparecieron, y yo empecé a sangrar.

Eran como reglas de tres o cuatro días de duración que ocurrían cada semana o 10 días. Era normal en caso de estrés, me indicó la matrona. Hasta que vio el calendario con los días que sangraba. Se asustó y me recomendó ir al hospital de la Vall d’Hebrón. Mientras, dos personas extremadamente valiosas me ayudaron a moderar el foro. La idea no era solo dar respuesta a aquellas consultas que se quedaban sin responder, sino también vigilar que no hubieran malos rollos que pudieran causar otra trifulca. Curiosamente, tras la desbandada de esas mujeres maravillosas vino una llegada masiva de nuevas participantes, desconocedoras por completo de la situación vivida por el foro unas semanas o meses atrás. Cada vez eran más y más: las participantes, las consultas, las experiencias, el trabajo, y sobre todo la satisfacción de saber que gracias a todas, por lo bueno y por lo malo, el foro se estaba convirtiendo en mi sueño deseado.

En julio de 2006 me diagnosticaron cáncer de cuello de útero. Durante todo el tratamiento no hubo ningún problema en el foro. Parecía que la gente sabía que "no podía pasarse" mientras yo estuviera enferma, o tal vez estábamos pasando una etapa de madurez, no sé. Las dos moderadoras, Abril y Sula, o lo que es lo mismo, Alba Padró y Eva García-Peña, hicieron un trabajo excelente, sin ellas lo hubiera tenido que cerrar. En enero de 2007 me dieron el alta temporal tras quimio, radio, braqui y psicoterapia, la definitiva no la tuve hasta mediados de 2012.

Una situación muy habitual en nuestro foro es la conversión que se produce en la persona que acaba de encontrarnos. A menudo nos encuentra por una tontería como qué silla de paseo elegir, o qué sacaleches le puede ir mejor. Algunas personas se asustan de algunas ideas que aquí se ven muy normales como la lactancia prolongada o el colecho. Algunas se van enseguida, tal vez debido a la disonancia cognitiva. Según psicologoenlared se trata de la "tensión o incomodidad que percibimos en nosotros cuando mantenemos dos ideas contradictorias o incompatibles entre si o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos (o hemos hecho). Esta tensión se puede experimentar como culpa, enfado, frustración o vergüenza". Algunas personas cuando leen los efectos de una lactancia insuficiente o de aplicar un conocido método para que el bebé no moleste por la noche, sienten esta tensión y no vuelven. Algunas ni se van ni lo llegan a entender nunca y permanecen en el foro mostrando una lucha constante. Otras, poco a poco, van entendiendo que la sociedad nos intenta llevar hacia un camino de productividad que es generalmente incompatible con la crianza natural.

El adjetivo natural al nombre crianza viene dado por la definición de la RAE:

  1. adj. Perteneciente o relativo a la naturaleza o conforme a la cualidad o propiedad de las cosas.
  2. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna.
  3. adj. Espontáneo y sin doblez en su modo de proceder.
  4. adj. Dicho de una cosa: Que imita a la naturaleza con propiedad.
  5. adj. Regular y que comúnmente sucede, y, por eso, fácilmente creíble.
  6. adj. Que se produce por solas las fuerzas de la naturaleza, como contrapuesto a sobrenatural y milagroso.

La idea es intentar compaginar lo que nuestra biología necesita con la cultura que hemos heredado y la sociedad en la que vivimos, y no es fácil, tal y como indica Meredith Small en su clásico Nuestros Hijos y Nosotros.

Algunas personas se dan cuenta poco a poco de que dormir con los hijos no es ninguna locura, sino todo lo contrario. Que dar el pecho hasta que el niño o la madre diga basta (decimos niño, no bebé), tampoco es malo. Y en definitiva, que hay muchas ideas que pueden parecer chocantes porque nuestra sociedad tira hacia el consumismo y la producción, pero no protege a nuestros hijos. Por eso, poco a poco, mucha gente, al cabo de los meses leyendo y a veces participando, dice la misma frase: "es que el foro ya no es lo que era". Y no es cierto, son ellas las que han cambiado. Uno de los foreros que causó más revuelo cuando lo del libro exigió que el foro fuera un café solo y se enfadó al ver que no podía ser así. La idea es que el foro sea un café que puede variar entre solo y con leche. El foro puede tener una llegada masiva de gente nueva que hace que el café sea más con leche y no tan oscuro, o poco a poco ir oscureciéndose, hasta que llegan nuevas participantes que lo aclaran o lo oscurecen. Hay ideas muy claras que son las definidas en ¿Qué es la Crianza Natural? y Lo que la Crianza Natural no es, pero a parte de eso, hay mucha variación.

Hay personas que lo han tenido todo muy claro siempre. O bien porque su entorno, su propia crianza ha sido así, muy respetuosa, o bien porque no se lo habían planteado nunca y de repente han conectado muy bien con esta filosofía de crianza. Estas personas a menudo hacen de guía para los demás, aunque a veces también han sido maltratadas o incomprendidas en el foro, por la misma disonancia cognitiva. También ha habido algunas personas que han puesto el dedo en la llaga con mucha habilidad. Aunque también hemos tenido algunas que de tanto poner dedos, han causado muchas heridas y nos hemos visto obligadas a frenar este tipo de participaciones. Pero con respeto son muy bienvenidas.

Se tiene que comprender que la comunicación habitual entre personas tiene un altísimo componente no verbal. En cambio, en un foro es 99% verbal. Además, se encuentran participantes de habla hispana de todas partes del mundo, con culturas distintas. Todavía recuerdo un mensaje de una madre centroamericana enfadada porque el abuelo le había regalado una cucaracha a solo uno de sus dos hijos y el otro estaba muy apenado. A este lado del charco no podíamos dar crédito a lo que leíamos. Suerte que todas nos lo tomamos a risa. A menudo dos participantes se enfadan entre ellas y desde fuera se ve claro que las dos están defendiendo lo mismo, pero ha habido un malentendido y la chispa se enciende. También la característica especial de las participantes hace que este foro sea más susceptible que otros, aunque en todas partes cuecen habas. Las foreras son mujeres embarazadas o puérperas o lactantes, normalmente con falta de sueño, con dudas a menudo "existenciales", que están descubriendo que el mundo no es como imaginaban, que su ginecólogo o pediatra no sigue las recomendaciones de la OMS, etc. Esto hace que se produzca por un lado una facilidad para que se malinterpreten algunos mensajes y por otro una sensación de necesidad de apoyo realmente muy grande.

En septiembre de 2007 tuvimos otro problema muy grave. El lugar donde teníamos alojado el foro dejó de funcionar durante poco más de un día. Al rearrancar, la base de datos estaba corrompida. Bueno, teníamos copia de seguridad, ¿no? Pues no. En teoría el hospedaje consistía no solo en mantener la máquina que compartíamos con otros dominios, sino también realizar las copias. Pero la base de datos era tan grande que unos meses antes la copia la guardaban en otro lugar alternativo que no recordaban. Tras dos días de infarto, conseguimos ponerlo todo en marcha de nuevo. Pero duró solo un día. Los otros dominios se quejaron de la lentitud del sistema al arrancar nuestro foro y nos echaron. En dos días contratamos en otro sitio una máquina pelada, sin nada. Mi marido lo instaló todo, sistema operativo, programas, componentes, todo. Trasladamos con mucho cuidado los datos y pudimos empezar de nuevo. Ahora nos encargamos nosotros de todo: copias, mantenimiento, etc. Esos días fueron una locura. Fueron unos días de angustia, llorar y ver que todo el trabajo de años se había ido en un instante. Mi marido pasó muchas noches atemorizado pensando que todo se había ido al carajo. Tardamos varios meses en volver a la normalidad. Apenas nadie supo lo que pasó.

El foro cada vez tiene más participación. Normalmente hay entre 500 y 1000 participantes simultáneamente. Al día son entre 18 y 22.000 participantes distintos. A partir de cierta cantidad de gente se produce lo que llamamos "masa crítica". Es un proceso sociológico normal, que lleva ocurriendo desde los primeros homínidos. Hay una parte de las participantes que se agrupan y se escinden. El motivo puede ser un malentendido, una necesidad insatisfecha que se expresa con rabia (Marshal Rosenberg lo expresa muy bien en su libro The secret purpose of anger), ganas de montar algo similar pero con matices distintos, etc. Según decía una forera: "Una de las razones más poderosas de la existencia de esos foros es el cotilleo puro y duro sobre lo que pasa en este foro." El desarrollo del nuevo foro es siempre parecido. Algunos, tras las expresiones de rabia, desaparecen porque no se cubre la necesidad insatisfecha. Otros continúan porque aparecen nuevas personas que no sienten esos sentimientos negativos y consiguen cubrir ese objetivo inicial teórico. Ha ocurrido en varias ocasiones y continuará ocurriendo.

La experiencia de tantos años nos ha enseñado que hay algunos temas que es preferible no tratarlos. En ocasiones se abre un tema sobre algo no permitido y evoluciona con respeto, pero casi siempre alguien escribe algo fuera de tono que hace que se tenga que cerrar o incluso borrar. Es muy triste, porque por muy pocas personas se tiene que limitar el área de conversación, pero los efectos son muy dolorosos y por suerte, ya hay otros espacios en Internet para ello.

Ahora nos enfrentamos a otro problema. Algunas informaciones vertidas desde un inocente nick pueden identificar a una persona real y causarle algún problema judicial. Hemos tenido casos de denuncias de separación, o de que una mujer explica una experiencia de parto horrible y la matrona la denuncia a la policía, etc. Ese anonimato se va perdiendo con las aportaciones vertidas en el foro y es necesario pedir cierta cautela.

En marzo de 2010 debido a la coincidencia de varias circunstancias, tuvimos que cerrarlo para, como dijo una forera que trabaja en TV3, profesionalizarlo. Según bien nos comentó habíamos pasado de ser un foro de cuatro amigas a ser todo un referente en la crianza infantil en el mundo. Estuvimos unos días trabajando con un equipo de abogados. Así, cuando volvimos a abrirlo, teníamos unas normas muy claras que nos facilitaban la convivencia. Muchas personas no las aceptaron, pero la mayoría entendió que eran necesarias para conservar la buena relación entre tanta gente. Se creó también un equipo de moderación de personas de diferentes edades, de distintas zonas, con experiencias muy variables que toman las decisiones: cerrar o borrar temas, suspender cautelarmente a algún usuario, echar a alguien, investigar si alguien es un troll, crear o cerrar subforos, definir normas, etc. Keylas y Ericiria fueron los pilares para que el foro no desapareciera. Y continúan siéndolo con la ayuda de las demás. Nuestro objetivo no es tener cuanta más gente mejor, sino apoyar a la gente que lo necesita. Durante el cierre del foro hubieron situaciones personales críticas que hicieron ver la necesidad, el papel tan importante que tenía y tiene el foro en la vida de muchas familias y, sobre todo, en cambiar la sociedad para mejor. Esa utopía es nuestro objetivo.

El foro de Crianza Natural da muchísimo apoyo a familias, padres y madres, que no encuentran un entorno físico afín a sus ideas. Con el foro reciben una seguridad de que alguien está allí para echarles una mano. También proporciona nuevos amigos, puesto que uno de los problemas que se encuentra la gente que conecta con su propia maternidad y paternidad es que su entorno es muy distinto y necesita reafirmarse también con contactos presenciales. Poco a poco hay más y más personas que entienden que una crianza natural, con apego o respetuosa es compatible con la vida normal. Esperamos haber contribuido un poco a ello aunque nos queda mucho por hacer.


Sobre Rosa Sorribas
Rosa Sorribas es consultora de lactancia certificada internacional (IBCL), doula y fundadora de Crianza Natural. Ha impartido cursos y conferencias sobre temas de lactancia, crianza y porteo.

Documentos de Rosa Sorribas publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.