Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

¿Por qué preferimos la mochila Manduca?

Publicado el martes, 30 de abril de 2013. Autor: Rosa Sorribas

En la actualidad existe una gran variedad de mochilas portabebés ergonómicas en el mercado. Sin embargo, desde Crianza Natural apostamos, de entre todas ellas, por Manduca por diferentes razones:

Ideal para el bebé y el adulto

Manduca permite llevar al bebé desde recién nacido (a partir de 3,5 Kg) hasta los 20 Kg de peso, de manera segura y ergonómica para el pequeño y el portador, y sin necesidad de utilizar otros accesorios.

Si bien algunas personas prefieren usar al principio otros portabebés, como los fulares elásticos u otros portabebés de tela, no todas las familias pueden permitirse invertir en dos portabebés diferentes. Otras familias prefieren usar el sistema de mochila porque les resulta más sencillo, no se plantean adquirir dos portabebés diferentes para el padre y la madre o, simplemente, no se animan a aprender a realizar nudos o practicar con las telas. Con la mochila Manduca es posible llevar al bebé desde recién nacido gracias a su reductor de asiento integrado. Sin embargo, si prefieres comenzar con otro portabebé, podemos recomendarte nuestros fulares o nuestras bandoleras de anillas.

Con la mochila Manduca no es necesario adquirir ningún otro accesorio, como cojines o cintas, ni realizar complicados dobleces en la mochila para llevar a un recién nacido... simplemente basta con desplegar el reductor y colocar al bebé en él. Puedes ver el vídeo aquí:

En caso de que el bebé presente alguna patología o característica especial en su cadera como una displasia (es decir, dislocación, subluxación o luxación), muchos pediatras y traumatólogos infantiles recomiendan su uso, puesto que tiene un efecto muy similar al cojín de Frejka. Con ello, se evita utiliza el aparatoso arnés de Pavlik y se afronta el tratamiento con mucha mayor satisfacción (tanto por el bebé como por los padres) y garantías de éxito. Se recomienda usarlo lo antes posible y durante el máximo tiempo para favorecer el correcto desarrollo de las caderas del bebé. Otros portabebés pueden también facilitar esta postura, pero con la mochila Manduca es prácticamente imposible colocar mal al bebé. En cambio, si se emplean fulares, bandoleras u otro tipo de mochilas, existe la posibilidad de que, o ya de entrada o con el movimiento, la posición vaya deteriorándose al relajarse la presión que la tela ejerce sobre el bebé.

Resulta paradójico que algunas marcas de mochilas ergonómicas que anteriormente "no recomendaban" llevar a los bebés pequeñitos, comienzan ya a añadir sistemas para poder llevarlos desde el nacimiento. Por tanto, es una demanda que existe y que puede cubrirse de una manera sencilla y, sobre todo, saludable para el bebé.

Materiales
Los materiales con que se elabora la edición básica de Manduca son principalmente el cáñamo y el algodón, ambos de procedencia ecológica, libres de pesticidas y otros agentes contaminantes. El cáñamo es, además, un material muy transpirable y fresco. Si prefieres suavidad extrema en el tejido, puedes decantarte por las ediciones BlackLine o limitadas, que están elaboradas por completo en algodón orgánico.

Ajuste preciso
La gran variedad de posibles ajustes hace que Manduca sea una mochila totalmente "personalizable" para cada portador. Entre otras cosas, puedes adaptar el ancho de cintura, la longitud de los tirantes, la amplitud de la espalda y también lo pegadito que deseas llevar al bebé sobre tu torso (algo que muchas veces depende también de la cantidad de ropa que lleve, o de su tamaño). Estos ajustes son muy sencillos de utilizar y no te llevarán más que unos segundos. Es importante que te detengas a observar y probar todas las posibilidades que te ofrecen.

Cuando el bebé es muy pequeño es necesario utilizar el reductor integrado, que ofrece dos medidas para adaptarse mejor a su tamaño. Al principio, cuando todavía no sujeta la cabeza, se utiliza junto con el respaldo ampliado para que este le llegue hasta las orejas. Más adelante, cuando ya sujeta bien la cabeza y es más activo, el respaldo se cierra. El respaldo no se volverá a abrir hasta que el bebé sea mayorcito y necesitemos cubrirle más parte de la espalda para una mejor sujeción. Todos los detalles están muy cuidados para poder llevar desde bebés recién nacidos hasta niños de 20 kg de peso con comodidad y seguridad.

Tanto las tiras de la mochila Manduca que ajustan los hombros como la de la cintura son lo suficientemente largas como para que la mochila resulte adecuada tanto para tallas muy pequeñas como para portadores con mucha envergadura. Incluso en casos de personas muy delgadas pueden superponerse los extremos del cinturón para un cierre más ajustado.

Todas las tiras de ajuste disponen, además, de unas bandas elásticas para que, si no se llevan extendidas del todo, puedan recogerse y que el conjunto quede más estético.

Los ajustes de los tirantes se realizan siempre tirando hacia delante y con independencia de si el bebé está colocado delante o a la espalda, algo muy importante para personas con problemas en los hombros, o con movilidad y flexibilidad reducidas. En otras mochilas es necesario realizar estos ajustes tirando hacia atrás o hacia arriba, algo que resulta realmente incómodo si el portador ha de hacer varios ajustes al colocársela, o si tiene una movilidad reducida.

Existe la posibilidad de cruzar los tirantes por la espalda, algo que resulta especialmente cómodo para muchos usuarios. En este vídeo puedes ver un ejemplo, junto con el uso de la ampliación del respaldo y de la capucha:

El ajuste frontal superior de los tirantes permite acercar más o menos al bebé, facilitando la personalización y adaptación a las necesidades concretas de cada familia y de cada momento. Podemos usarlo recogido cuando el bebé es pequeño para así proporcionarle un soporte acolchado adicional, y abrirlo cuando ya es algo mayor y soporta bien la cabeza. De esta manera, podrá morder los tirantes (algo habitual al salir la dentición) sin el acolchado. Este ajuste es exclusivo de la mochila Manduca.

El cinturón de forma cónica está especialmente diseñado para la comodidad del portador, especialmente en el caso de mamás que han pasado por una cesárea. Esta forma del cinturón, donde recordemos que recae la mayor parte del peso, supone una diferencia sustancial en cuanto a confort en comparación con los cinturones cilíndricos habituales. En particular, cuando se lleva al bebé a la espalda, el peso se reparte mucho mejor y la sujeción resulta mucho más cómoda.

El cinturón de Manduca puede ajustarse de una manera muy sencilla a cinturas desde los 74 cm hasta los 144 cm, por lo que se adapta a portadores de diferentes envergaduras.

Para lograr la máxima comodidad conviene prestar atención al ajuste del cinturón; este debe quedar adecuadamente apretado, sin que apqrezcan holguras. Habitualmente, el cinturón se lleva a la altura de las crestas ilíacas, para que el peso recaiga sobre la cadera y no sobre los hombros ni la columna. Cuando el bebé pesa poco, algunas personas prefieren llevarlo más abajo, aunque con el tiempo es preferible llevarlo a la altura de la cintura. La rigidez del cinturón es básica para que el peso vaya bien distribuido y no se carguen los hombros ni la espalda.

El respaldo de la Manduca, que tiene unas medidas de 31 cm de ancho y 33 cm de alto (41 cm con el extensor abierto), está preformado, lo que significa que respeta la posición fisiológica natural y de descanso del niño incluso aunque este sea ya grandecito. En las mochilas que no disponen de asiento preformado el niño queda más "aplastado" a medida que crece y su espalda acaba completamente estirada. Sin embargo, el respaldo de Manduca facilita la correcta colocación de la espalda del bebé formando una "C" fisiológica.

La ampliación del respaldo, que puede abrirse y cerrarse mediante una cremallera, es otro de los componentes de Manduca que se usan en el momento que se necesita. Si el respaldo está abierto, la mochila puede tunearse mediante unas nuevas y originales cremalleras de colores para dar un toque de color a algunos modelos demasiado lisos. La ampliación resulta muy adecuada tanto cuando el bebé es muy pequeño, ya que podemos recoger mejor su cabecita, como cuando llevamos a un niño grande a la espalda. En esas ocasiones en las que el niño se estira hacia atrás o se mueve mucho, disponer de más tela que le sujete la espalda hasta más arriba evita que nos desequilibremos ante los movimientos bruscos que pueda hacer y, además, hace que nos sintamos más cómodos y seguros.

Elaboración cuidada
La procedencia y mano de obra es otro de los detalles que están muy cuidados en Manduca. Mientras que las mochilas básicas, confeccionadas en cáñamo y algodón, están elaboradas en una empresa localizada en China, las mochilas de algodón orgánico de edición limitada se producen en la República Checa. En ambos lugares los controles de producción son exhaustivos cumpliendo varias normativas de trabajo. Manduca dispone de los sellos TÜV y GS alemán, que indican que un organismo independiente ha verificado y certificado los requerimientos de seguridad, y que la calidad de su confección es óptima. Naturalmente, cumple con la norma ISO de seguridad europea sobre mochilas portabebés.

Máxima seguridad
Los materiales utilizados en la elaboración de la mochila son claves de cara a la seguridad. Un buen ejemplo es el cierre de tres puntos y la banda elástica de sujeción de emergencia del cierre, que proporcionan la máxima seguridad en el ajuste del cinturón, algo absolutamente imprescindible en caso de llevar a un bebé. Los pocos segundos de más que se deben invertir en asegurarse de que el broche está bien cerrado o en apretar los tres puntos para abrirlo quedan claramente compensados por la tranquilidad de saber que el bebé no caerá al suelo y se dará un buen golpe, una circunstancia que puede ocurrir con otro tipo de cierres. Además, con un poco de práctica, es posible abrir el cierre de tres puntos con una sola mano, presionando con tres dedos los puntos de anclaje. Este cierre especial evita, por ejemplo, que un hermano mayor pueda abrir accidentalmente el cinturón de la mochila jugando con él. Para mayor seguridad, además del broche de tres puntos, la mochila dispone de una banda elástica de seguridad adicional que sujeta al broche en caso de apertura accidental y que evita que el niño se caiga.

Detalles cuidados
Los modelos actuales de Manduca ya no disponen de bolsillo frontal. Se decidió en su momento eliminarlo para evitar que la introducción de algún objeto pudiera molestar al bebé al presionar sobre su espalda. Para las cosas que necesites transportar junto con tu bebé puedes usar un bolso normal o bien el bolso-riñonera Hipster o el bolso frontal de Manduca.

Manduca se entrega en una caja de cartón reciclable con asa para que resulte sencilla de transportar, y se acompaña con una bolsa de tela para su uso posterior. Se incluyen unas completas instrucciones con fotografías detalladas y dispones de vídeos explicativos con todas las posiciones en la web de Manduca España.

En resumen, Manduca es una mochila ergonómica, adaptable a todos los adultos y adecuada para su uso con bebés y niños desde los 3,5 Kg hasta los 20 Kg, sin necesidad de adquirir o añadir ninguna pieza adicional. Manduca resulta suave, transpirable, cómoda, tanto para el adulto como para el bebé, y muy segura. Sus materiales son de máxima calidad, tanto en las telas como en los cierres. ¡Solo te queda probarla!


Sobre Rosa Sorribas
Rosa Sorribas es consultora de lactancia certificada internacional (IBCL), doula y fundadora de Crianza Natural. Ha impartido cursos y conferencias sobre temas de lactancia, crianza y porteo.

Documentos de Rosa Sorribas publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.

Productos relacionados