Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Preguntas y respuestas sobre pañales de tela

Publicado el jueves, 05 de junio de 2003. Revisado el miércoles, 26 de abril de 2017.
Autor: Rosa Sorribas

¿Por qué tela?
Normalmente los pañales de tela están hechos de algodón o cáñamo porque resulta más natural y suave. Para fabricar los pañales desechables es necesario talar árboles y, puesto que finalmente no pueden reciclarse, el impacto medioambiental es doble. De hecho, por cada niño que usa pañales desechables se precisan alrededor de 5 árboles y unas 10 veces más agua que si utilizara pañales de tela. El algodón y el cáñamo se recogen de una planta que vive tras su recolección, proporcionando un trabajo estable a una comunidad, en lugar de dejar un campo sin árboles que tardará muchos años en recuperar su aspecto (si puede).

En algunos casos se utiliza material orgánico, lo que garantiza que no se han empleado pesticidas ni agentes químicos. Muchas veces, además, es recogido a mano para evitar la contaminación causada por las máquinas recogedoras.

Los niños que usan pañales de tela normalmente los dejan antes, otra estupenda ventaja.

Voy a cambiar de desechables a tela, ¿qué puedo esperar?
Los pañales de tela son más gruesos que los desechables y abultan más. Puede que ahora la ropa de tu bebé se ajuste de manera distinta. Habitualmente lleva más tiempo poner un pañal de tela que uno desechable (excepto en el caso de pañales todo en uno), en especial cuando no se tiene mucha práctica. Si tu bebé es muy activo, lo mejor es distraerlo antes de poner el cobertor. Juguetes o juegos como el cucú-tras pueden ayudar a mantenerlo sino quieto, ¡al menos casi!

Probablemente el número de cambios de pañal será el mismo, pero puede incrementarse.

También el hecho de tener que lavarlos en lugar de tirarlos cambiará un poco tu vida. Según la cantidad de pañales y niños en la casa, es posible que se deba hacer una colada extra cada día o dos días, pero ¡podrás pasar de largo por la zona de pañales desechables del supermercado!

¿Cómo lo hago por la noche?
Para conseguir más absorbencia se necesita un pañal más grueso. Pero si habitualmente cambias a tu bebé cada tres horas, los pañales de tela no serán muy distintos. Para que el pañal sea más absorbente puedes ponerle una compresa absorbente especial para el pañal. Las hay desechables o lavables y con diferente grado de absorbencia. La realidad es que muchos bebés acaban con un buen paquete de pañal para ir a dormir.

Si tu bebé toma muchos líquidos antes o durante la noche, probablemente tendrás que cambiar el pañal en algún momento de la noche. Asegúrate de que el pañal está bien cubierto para evitar pérdidas. Durante la noche son muy habituales los cobertores de lana. No son tan impermeables ni adaptables como los de nylon, pero protegen más y su transpiración es mayor. Necesitan un cuidado especial y una relanolización de vez en cuando para mantener su impermeabilidad.

¿Cuántos necesito para empezar?
Depende de la frecuencia con que quieras lavarlos y de la edad del bebé. Los recién nacidos usan de 10 a 12, y los más mayores entre 6 y 8. La mayoría de los padres los lavan cada 2 ó 3 días, así que necesitarás entre 20 y 36 pañales. También depende del tipo de pañal que uses. Los pañales todo en uno tardan bastante en secarse, pero los rellenables con una capa de poliéster (como los Blueberry Deluxe) salen casi secos de la lavadora. De todas formas, el absorbente interior tarda más en secarse, así que si eliges este tipo de pañales puedes necesitar menos, pero deberás tener más absorbentes interiores.

Si optas por el sistema de dos piezas, necesitarás de 3 ó 4 cobertores que lavarás por separado. Los cobertores no se deben dejar en remojo, pues se puede alterar su impermeabilidad.

Los absorbentes serán necesarios para la noche y para otros momentos en que se precise una mayor retención de líquidos. Puedes necesitar entre 12 y 24 o más si tu pañal es rellenable, pues en este caso es el absorbente interior el que carga con la acumulación de líquidos.

Los forros lavables o desechables son muy cómodos para evitar que las deposiciones manchen el pañal. Los desechables pueden ser biodegradables o no. En el primer caso se puede tirar todo al inodoro, mientras que en el segundo se echan sólo las deposiciones, y el forro se tira. Los forros lavables se limpian con un cepillo (un cepillo de dientes viejo va muy bien) y se lavan junto con los pañales. Se recomienda tener tantos forros como pañales. Para los recién nacidos, son preferibles los forros desechables, pues el meconio es extremadamente difícil de limpiar. Una vez ha sacado todo el meconio, lo mejor es no usar forros hasta que empiece con la alimentación complementaria, ya que las deposiciones del lactante recién nacido son muy fáciles de limpiar (sobre todo si toma leche materna).

Las toallitas lavables son muy suaves y se lavan junto con los pañales. Puedes necesitar entre una y dos docenas.

Quizá te vaya bien una bolsa para guardar los pañales sucios cuando no estás en casa. Son bolsas impermeables muy cómodas para transportarlos sin que se note el mal olor.

Otro elemento práctico es el un cubo y una red donde guardar los pañales. Puede ser un cubo de la basura o de la ropa sucia con tapa. Lo más habitual es tenerlo en el baño. Deben caber todos los pañales y accesorios sucios hasta que los laves. Ten mucho cuidado de que los niños no accedan a él. La red es muy práctica para renovar el agua sin apenas mojarse.

¿Cómo cuido mis pañales y cobertores?
Los pañales deben lavarse y secarse un par de veces como mínimo antes de usarlos por primera vez. No uses suavizante porque limita la absorbencia y puede irritar el culito del bebé. Por el mismo motivo, no se debe usar lejía. Es preferible que el jabón no sea muy graso, ya que puede limitar la absorbencia, y que no tenga fosfatos ni aditivos. No laves más de doce pañales a la vez.

A medida que se van usando, se dejan en un recipiente en remojo o en seco. Si ha habido deposiciones, debes sacarlas antes con un cepillo de dientes viejo o un trozo de papel higiénico, y tirarlas al inodoro. Es necesario cambiar el agua cada día si se dejan en remojo. Hay gente que pone una gotas de aceite de árbol de té y otros un poco de carbonato de sodio en polvo para esterilizarlos. Todo depende de la acidez de los orines del bebé. Prueba lo que te vaya mejor. El carbonato de sodio neutraliza la orina, mientras que el aceite del árbol de té es un desinfectante natural (debe ser usado con cuidado). Si ha habido diarreas o una infección, o tras una vacuna viva, algunos padres prefieren hervirlos unos 10 minutos para esterilizarlos completamente. Para lavarlos en la lavadora, selecciona el lavado en agua caliente y usa sólo media dosis de detergente. Si es posible, acláralos dos veces con agua fría. Hay padres que prefieren dejar los pañales sucios secos en un cubo, rociarlos con carbonato de sodio y hacer un prelavado extra en la lavadora. En cualquier caso, asegúrate que el cubo está tapado.

Se pueden secar en una secadora a media potencia, pero es ideal tenderlos al sol ya que es un desinfectante natural muy bueno, aunque según que época del año pueden tardar bastante en secarse. También puedes dejarlos sobre el radiador, pero con cuidado de que el cobertor no lo toque en caso de pañales todo en uno.

No guardes los cobertores en remojo con los pañales, ya que se podrían dañar los elásticos y hacer la tela poco impermeable. Lávalos cada dos o tres días o cuando se hayan ensuciado. Comprueba que los cierres con velcro no dañen el resto de la colada. Es preferible no usar la secadora ni los radiadores y tenderlos.

Estas instrucciones son generales y pueden no coincidir con las del fabricante. Se recomienda seguir las instrucciones incluidas en el paquete del pañal. Comprueba siempre que los cierres de velcro® estén cerrados para que no estropee nada.

¿Cómo evito las pérdidas?
Lava y seca los pañales varias veces antes de usarlos. Los productos químicos que los fabricantes utilizan para su elaboración deben ser eliminados para que su absorbencia sea la deseada. Los pañales no blanqueados deben ser lavados en agua muy caliente.

Comprueba que el pañal esté completamente dentro del cobertor. Si el bebé usa un body, asegúrate que no se haya introducido en la parte de tela del pañal. Es posible que el cobertor sea demasiado grande. Si por comprar un cobertor de una talla superior esperas ahorrar, al final gastarás más dinero y tiempo lavando la ropa de tu bebé.

Es posible que el pañal esté completamente saturado, con lo cual, o bien se tiene que cambiar el pañal con más frecuencia o bien se incrementa la absorbencia con una compresa interior o con un pañal más absorbente.

¿Los pañales de tela causan más dermatitis de pañal?
No, la dermatitis de pañal está causada por la combinación de orina y heces en contacto con la piel por periodos prolongados, no por el tipo de pañal. Las bacterias viven en el entorno húmedo y caliente dentro del pañal. Éstas, al combinarse con la orina, producen amoníaco que quema la delicada piel del bebé. Este fenómeno ocurre tanto en pañales de celulosa como de tela. De hecho, hay muchos bebés que sufren más problemas con los pañales desechables debido a los productos químicos usados para evitar olores y los geles para obtener mayor absorbencia. En algunos casos, el bebé puede tener alguna reacción al detergente que se ha usado; evítalo usando la mitad de detergente y enjuagándolos mucho. El vinagre o el bicarbonato de soda en el lavado contribuyen a eliminar posibles alergias. Mira en la sección de cómo cuidarlos para más detalles.

Si se presenta la dermatitis:

  • Evita darle zumos de fruta y ofrécele mucha agua para reducir la acidez de la orina.
  • No le des frutas ácidas, como naranjas, kiwis o tomates.
  • Si usas aceite del árbol del té, cambia a bicarbonato de soda.
  • Ponle una compresa de algodón impregnada en manzanilla durante un buen rato en la zona afectada.
  • Utiliza un forro de seda en el pañal de tela hasta que la afección haya pasado.
  • Cambia el pañal cada vez que se humedezca. Tanto los pañales de celulosa como los de tela deberían cambiarse muy a menudo.
  • Lava el culete del bebé con agua templada en cada cambio y déjalo secar antes de volver a cubrirlo.
  • Deja al bebé algunas horas al día sin pañal, y aprovecha para hacerle un masaje.
  • Utiliza una crema con una base de zinc y un forro ultraseco.
  • No uses aceites en una piel dañada, excepto el de caléndula.
  • Evita detergentes con perfume y suavizantes.
  • Si añades vinagre al aclarado, se eliminan los residuos de jabón pero, si el eritema persiste, intenta reducir la cantidad de vinagre ya que no conviene usarlo en exceso.
  • Lávate las manos antes y después de cada cambio de pañal.
  • En caso de que el bebé sea propenso a la dermatitis, evita darle aguacates, pues se ha visto que puede causarla.
  • Si la dermatitis persiste más de 3 días, visita a tu médico.

¿Cómo uso los pañales de tela cuando estamos de viaje?
Si el viaje dura un fin de semana, llévate una bolsa donde puedas dejar los pañales sucios. Por la noche los puedes dejar en remojo y escurrirlos antes de volver a ponerlos en la bolsa. Si el viaje es más largo, la mayoría de familias sigue usando pañales de tela si sabe que hay lavadoras en el destino. Las gasas se lavan y secan con mucha facilidad, pero su absorbencia es muy pequeña y debes cambiarlas a menudo. En estos casos especiales, los desechables son una opción ocasional.

¿Por la noche también uso pañales de tela?
Por supuesto. En muchos casos es suficiente añadir un absorbente más a un pañal rellenable para garantizar la protección durante toda la noche. Para pañales de dos componentes o ajustables, se usa un absorbente más y un cobertor de lana, pues son más transpirables. Los cobertores de lana abultan más, pero son los más adecuados para la noche. Al dejar el pañal puesto durante más tiempo, la mayor facilidad de la lana para dejar circular el aire, hace que el bebé esté más cómodo con él.

¿No es mucho más trabajo?
Muchas madres, con varios hijos (es decir, con mucho trabajo a cuestas) comentan que no les viene de una colada más cada dos días. El ahorro que les supone el saber que no tienen que llenar el carro de la compra con pañales desechables, ni vaciar el cubo de la basura tan a menudo, les compensa con creces. Como en muchos otros temas, lo básico es la organización. Si tienes el cubo con los pañales al lado de donde acostumbras a cambiar al bebé, usar pañales de tela no te supondrá mucho más esfuerzo. La parte más desagradable es limpiar las deposiciones que pueda dejar tu bebé, pero normalmente basta con un cepillo de dientes viejo y el chorro de agua caliente para no dejar ni rastro.

¿Cómo elijo los pañales?
Hay varios factores que puedes considerar al elegir los pañales de tela. De todas maneras, recomendamos que pruebes varios tipos y tras unos días te decidas por el que prefieras. Los detalles que te comentamos se basan en nuestra experiencia y la de muchas otras personas que las han expresado en varios foros. Es más que probable que hayan marcas, tipos y combinaciones que no estén incluidas aquí, dado que hay muchas madres que se han decidido a crear sus propios diseños y, tras probarlo con sus hijos, lo comercializan por Internet. La mayoría de pañales de tela que se venden hoy en día empezaron así.

Coste
Los sistemas de pañales más económicos son los pañales planos, los predoblados o las gasas, seguidos de los pañales de talla única, los rellenables y finalmente los todo en uno, que resultan ser los más caros. Aquí encontrarás una valoración económica.

Facilidad de uso
Claramente, los más fáciles de usar son los pañales todo en uno, rellenables o no. Son los más parecidos a los pañales desechables, ya que sólo hay una pieza que poner. Los más difíciles son los pañales planos o plegados, porque se tienen que doblar antes de poner y precisan además un cobertor. Generalmente, un pañal con cierre tipo velcro se pone más rápidamente, pero los cierres de presión también son aceptables, sobre todo si tu bebé ha aprendido a desabrochar el velcro.

Rapidez de secado
Los pañales plegados son los que menos tardan en secarse, pues no tienen ni elásticos ni velcro. Los rellenables se secan también en poco tiempo, ya que la capa de poliéster prácticamente no tiene humedad al salir de la lavadora. Los más lentos son los todo en uno no rellenables que llevan el absorbente integrado, debido a que la capa impermeable impide que se sequen con rapidez. Además, cuando el absorbente no se puede separar del pañal, se incrementa el tiempo necesario para el secado. En general, cuanto más se pueda despedazar el pañal, más rápido se secará. El material también es importante. El poliéster no absorbe tanto la humedad, con lo que el tiempo de secado es más corto, pero necesita de un complemento absorbente en el pañal.

Absorbencia
Para añadir absorbencia a un pañal, es necesario incluir una compresa absorbente, o bien en el bolsillo de los pañales rellenables, o entre el pañal y el culito. El algodón o cáñamo son materiales mucho más absorbentes que el poliéster, rayón o la seda. Durante la noche, siempre es recomendable que la absorbencia sea mayor, porque la frecuencia de cambio será menor. Es preferible cambiar el pañal más a menudo que hacerlo más absorbente y reducir la frecuencia de cambios. De todas maneras, por la noche o durante viajes largos donde no es fácil o posible el cambio de pañal, los críos pueden acabar con un paquete considerable

En caso de un bebé movidito
Los cierres tipo velcro son más fáciles de usar que los cierres de presión, a pesar de que en algunos casos se pueden cerrar antes y poner el pañal como si fuera un pantaloncito. Los todo en uno son los más recomendables en este caso, ya que sólo se tiene que poner una pieza.

Para un bebé que sabe abrir Velcro
Los pañales Blueberry y Econappi todo en uno están disponibles con cierres de presión de gran calidad. Si se prefiere usar un sistema de dos piezas, los cobertores son imprescindibles.

Lactantes con deposiciones líquidas
Para que las deposiciones no se salgan del pañal (hecho muy habitual con los pañales desechables), es preferible usar un sistema de dos piezas, ya que proporciona dos barreras de contención. No se recomienda el uso de un forro interior, ya que este tipo de deposiciones es muy fácil de limpiar y un forro puede incrementar la posibilidad de pérdidas debido a que son muy líquidas y pueden resbalar.

Más de un bebé de diferentes edades
Lo ideal es tener pañales ajustables de una sola talla y cobertores de distintos tamaños. Los rellenables también son muy prácticos, ya que el material absorbente se puede compartir y cada bebé usar un pañal de su medida.


Sobre Rosa Sorribas
Rosa Sorribas es consultora de lactancia certificada internacional (IBCLC), doula y fundadora de Crianza Natural. Ha impartido cursos y conferencias sobre temas de lactancia, crianza y porteo.

Documentos de Rosa Sorribas publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2017. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.

Documentos relacionados