Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

La crianza sensible triunfa sobre el estrés prenatal

Publicado el miércoles, 17 de marzo de 2010. Revisado el jueves, 15 de octubre de 2015.
Autor: Crianza Natural

El amor de una madre puede proporcionar una protección poderosa contra los riesgos a los que hace frente su bebé durante la gestación, según un artículo reciente publicado en la revista Biological Psychiatry. La investigación muestra que los bebés expuestos durante la gestación a niveles elevados de hormonas del estrés, que suponen un riesgo de bajo desarrollo cognitivo, pueden escapar de este riesgo si sus madres les proporcionan un cuidado amoroso y sensible durante sus primeros años de vida.

Este estudio presenta la primera evidencia directa en humanos de que los bebés expuestos durante la gestación a elevados niveles de hormona cortisol pueden tener dificultades para prestar atención o para resolver problemas en el futuro. Pero lo que puede resultar más intrigante es el segundo hallazgo del estudio: que este impacto negativo desaparece casi por completo si la madre forja una conexión segura con su bebé.

"Nuestros resultados dan forma al argumento de que la exposición fetal al cortisol, que puede ser en parte motivado por el nivel de estrés de la madre, y los cuidados recibidos durante la crianza se combinan para influir en el desarrollo neurológico del niño", dijo uno de los autores, el Dr. Thomas O’Connor, profesor de Psiquiatría y Psicología en la Universidad de Rochester y director del Wynne Center for Family Research. "Si otros estudios futuros confirman esto, será necesario no solo pensar maneras para reducir el estrés durante el embarazo, sino también promocionar un cuidado sensible hacia el bebé por parte de madres y padres".

El amor de una madre

Los investigadores seleccionaron 125 madres en un hospital materno infantil urbano. Tomaron muestras de su líquido amniótico para medir las hormonas de estrés que contenía. Las madres tenían, por término medio, 17 semanas de gestación, y solo se tuvieron en cuenta para el estudio madres con embarazos normales, saludables.

Cuando sus hijos cumplieron 17 meses de edad, los investigadores aplicaron el test de Bayley de desarrollo infantil, que se basa en la realización de puzzles, juego simbólico y retos para la memoria del niño para medir el desarrollo cognitivo de los pequeños. También observaron la interacción entre madres e hijos mediante el test de la Situación Extraña de Ainsworth, que juzga si las parejas madre-bebé muestran un vínculo seguro o inseguro entre ellos.

Con los resultados de los niveles de cortisol en líquido amniótico por una parte, y la calidad de la relación entre madres e hijos y el desarrollo cognitivo de estos por otra parte, los investigadores analizaron cómo las dos primeras medidas podrían influir en la tercera. Los niños que mostraban un "apego inseguro" con sus madres, y que habían estado expuestos a un alto nivel de cortisol durante la gestación, mostraron menos capacidad de concentración, menor desarrollo del lenguaje, y menos habilidades para la resolución de problemas. Pero lo más interesante es que los niños que disfrutaban de un vínculo seguro con sus madres los efectos negativos de la exposición prenatal al cortisol sobre su desarrollo cognitivo parecía haberse borrado por completo.

"Esta es una noticia muy alentadora para las madres", afirma O’Connor. "El embarazo es una experiencia emocional para muchas mujeres, y las madres ya tienen muchos temas que cuidar y muchos motivos de preocupación. Es un alivio saber que, siendo buenos padres, podemos proteger a nuestros bebés de retrasos potenciales”.

Una semilla para futuras preguntas

O’Connor apunta dos matices importantes en el estudio. El primero es que el cortisol en el líquido amniótico estudiado podría proceder de dos fuentes, y es difícil determinar de cuál de ellas viene. Podría, por ejemplo, pasar a través de la placenta de una madre que sufre ansiedad hacia su bebé en gestación, o podría ser creada y secretada directamente por el propio bebé que estuviera sufriendo estrés.

"Mientras que muchos estudios a gran escala han observado que el estrés prenatal puede influir en el desarrollo infantil, nuestro estudio en particular arroja algo de luz sobre el ‘cómo’", dijo O’Connor. "Todavía queda mucho por investigar para comprender mejor los mecanismos exactos por los que la madre podría ‘transferir’ su estrés al bebé durante la gestación".

Este estudio se sitúa en la teoría general de la "programación fetal", según la cual los acontecimientos que se producen durante la gestación pueden afectar a la salud a largo plazo del niño y a diferentes aspectos de su desarrollo. Algunos estudios anteriores, por ejemplo, han detectado que la dieta materna afecta al riesgo a largo plazo de que el hijo o hija sufra enfermedad cardíaca, diabetes y obesidad. Junto con la dieta materna, el estrés prenatal ha emergido como otro factor preponderante en la programación fetal.

"Nuestros resultados apoyan esta teoría emergente", declaró la Dra. Vivette Glover, de Londres. "En neurología, se perfila la idea de que el bebé aún no nacido puede sentir el nivel de hormonas del estrés de su madre, que lo programan para una mayor vigilancia. Estamos tratando de determinar si esa sensibilidad procede de una mayor ansiedad durante la infancia, y si es así, qué podemos hacer sobre ello".

El próximo estudio del equipo consistirá en observar a estos mismos niños a los 6 años de edad. En ese momento, los investigadores esperan proporcionarle al grupo una batería de tests más definitivos para ver cómo afecta a largo plazo la interacción entre niveles elevados de cortisol en el útero y una crianza sensible. Estos tests van a incluir estudios a través de la imagen del cerebro de los niños, para ver si los niveles elevados de cortisol pudieran estar relacionados con cambios anatómicos.

Referencias:

Bergman K, Sarkar P, Glover V, O'Connor TG. Maternal Prenatal Cortisol and Infant Cognitive Development: Moderation by Infant-Mother Attachment. Biol Psychiatry. 2010 Feb 24. [Epub ahead of print] Abstract


Sobre Crianza Natural
El equipo interno de colaboradores de Crianza Natural está formado por personas con gran experiencia en temas de parto, lactancia, crianza y porteo infantil.

Documentos de Crianza Natural publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.