Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Crecimiento intrauterino retardado (CIR): ¿inducir o esperar?

Publicado el viernes, 12 de febrero de 2010. Revisado el jueves, 15 de octubre de 2015.
Autor: Crianza Natural

En un estudio presentado en la reunión anual de la Society for Maternal-Fetal Medicine (SMFM – Sociedad para la medicina materno fetal), el Pregnancy Meeting™ en Chicago, un grupo de investigación ha mostrado resultados que indican que, en caso de crecimiento intrauterino retardado (CIR), esperar al parto espontáneo puede ser igual de efectivo que inducirlo.

El crecimiento intrauterino retardado (CIR) supone que el bebé en gestación es sustancialmente más pequeño de lo habitual, y afecta aproximadamente a un 10% de los embarazos.

Al nacer, los bebés con CIR tienen más posibilidades de presentar hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre), dificultades para mantener su temperatura corporal, y un número anormalmente alto de glóbulos rojos. También son propensos a sufrir ictericia neonatal, infecciones y parálisis cerebral. A medida que crecen, los bebés que tuvieron CIR pueden ser más proclives a manifestar trastornos del comportamiento, obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes tipo II e hipertensión.

Debido a la falta de estudios suficientes, los obstetras siguen dos políticas diferentes en los embarazos con sospecha de crecimiento intrauterino retardado. Algunos médicos prefieren inducir el parto, mientras que otros prefieren esperar al parto espontáneo para evitar la alta incidencia de parto instrumental (fórceps, ventosa, espátulas) relacionada con las inducciones. Los investigadores del consorcio de investigación obstétrica de los Países Bajos llevaron a cabo un ensayo clínico aleatorio controlado de 650 mujeres en 52 hospitales, para comparar ambas estrategias.

Las mujeres embarazadas de un solo bebé, con sospecha de CIR después de las 36 semanas de gestación, fueron asignadas de manera aleatoria al grupo de inducción del parto o al grupo de manejo expectante. El peso medio al nacer fue significativamente más bajo en el grupo donde se practicó la inducción del parto, 2,420 kg, frente a 2,560 kg en el grupo donde se esperó al parto espontáneo. Los resultados adversos neonatales (bebés con algún tipo de dificultad al nacer) fueron similares en ambos grupos. Los resultados muestran que esperar es una estrategia, como mínimo, igual de efectiva que inducir el parto.

"Ahora tenemos razones basadas en la evidencia para individualizar la atención que prestamos a cada parto, y para invitar a las mujeres a tomar la decisión con la que se sientan más cómodas", declaró Dr. Kim Boers, de la Universidad de Leiden (Países Bajos).

Fuente:
Society for Maternal-Fetal Medicine

Sobre inducción del parto:
La inducción del parto pocas veces está justificada


Sobre Crianza Natural
El equipo interno de colaboradores de Crianza Natural está formado por personas con gran experiencia en temas de parto, lactancia, crianza y porteo infantil.

Documentos de Crianza Natural publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.