Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Todo lo que necesitas saber sobre pañales de tela y no tienes dónde preguntar

Publicado el martes, 15 de marzo de 2011. Autor: Rosa Sorribas

"¡Me gustaría envolverme en la suavidad de los pañales de mi bebé!"

No creo que nunca hayas oído tal frase, a no ser que los padres usaran pañales de tela. Cuando compré el primel pañal, fue una prueba. Los vi en un supermercado en Inglaterra y no pude resistirme. Pero no era lo que yo esperaba, no había para tanto. Luego, compré uno por Internet y dio la casualidad de que estaba en casa de mis suegros cuando abrí el paquete. Era la cosa más linda y suave que podía haber imaginado para el culito de mi hija. Corrí al ordenador más cercano a comprar más. Mi suegra y mi marido creo que desde entonces cambiaron de parecer con respecto a los pañales de tela.

La referencia que tenemos de los pañales de tela son aquéllos que usaban nuestras madres antes de que aparecieran los pañales de celulosa. Como en todo, aquí también se ha evolucionado. Una de las preocupaciones de los padres al tirar el pañal de celulosa es la cantidad de ellos que se usa, o sea el coste, y su impacto medioambiental. Un bebé usará alrededor de 8.000 pañales, que irán a parar a la basura. El porcentaje del volumen total de los desperdicios en un municipio que representan los pañales desechables es entre un 4 y un 10% del total. Además, tardan entre 200 y 500 años en destruirse. De hecho, en Australia, se está experimentando con los geles que dan la absorbencia al pañal para usarlos contra los incendios, dado que no se queman ni pesan tanto como el agua. En algunos municipios ingleses, subvencionan la primera compra de pañales de tela para ahorrarse costos de basuras.

En cuanto al coste, un pañal de celulosa cuesta alrededor de 25 céntimos, o sea que se precisan unos 2.000€ hasta que el bebé se libere del pañal. Los pañales de tela requieren una inversión inicial que varía según su tipo, ya que algunos pañales se adaptan a cualquier edad del bebé (con lo que inicialmente se pueden comprar todos los necesarios), mientras que otros se ajustan a unos rangos de peso concretos. El coste se sitúa alrededor de los 400€ a 1.200€, según el tipo de pañal elegido. Además, hay que añadir los gastos de limpieza de los mismos. Así que, en el peor de los casos, el gasto puede ser el mismo, si se tiene un solo hijo. Pero como los pañales de tela se pueden reusar para los siguientes hermanos, primos o venderse en Internet, el coste económico resulta siempre inferior. El medioambiental, a pesar de usar más agua, energía y detergente, también es sensiblemente menor.

Por dónde empezar
Hay pañales de tela de variadas formas, tamaños, materiales y estilos. Un tipo de pañal puede ir bien a una familia, y el mismo ir mal a otra. El consejo que dan todas las familias experimentadas es probar distintos tipos antes de hacerse con el ajuar completo.

Tipo de telas
Lo que todos tienen en común es que la materia prima básica es el algodón transpirable, a pesar de que también hay de cáñamo. En algunos casos, la tela se ha blanqueado, y en otros no, de manera que las fibras mantienen su estado original. El no tratar la tela prolonga la vida del pañal y, en ocasiones, puede dar como resultado un material más suave. También es posible encontrar pañales de algodón orgánico, en el caso de que la planta no haya estado tratada con pesticidas y agentes químicos. En ciertos casos, se añade un porcentaje de poliéster para alejar la humedad del culito del bebé y así evitar escoceduras.

  • Toalla: se considera la más absorbente. Puede tener el rizo grande o pequeño. Se suaviza con el lavado y secado en secadora. No se encoge como la franela ni se deshace, pero es más voluminosa.
  • Franela: se considera la más suave y confortable para la piel del bebé. Es la tela más usada en la fabricación de pañales.

Estilos de pañales disponibles

Pañal planoPañales planos - Es simplemente un trozo grande rectangular o cuadrado de tela plegado en varias capas. Se pliega según se necesite (recién nacido, niño o niña) haciéndolo más versátil, ya que se ponen más capas de tela allí donde se necesita más. Son los que más tiempo precisan para poner al bebé, puesto que deben doblarse adecuadamente, pero también resulta el sistema más económico y el que se seca antes. Puede ser una tela de gasa, franela o de toalla, blanco o de color. Además, es posible utilizarlos para otras cosas, como trapos o pequeñas toallas de mano. Necesitan un sistema de fijación como la pinza de cierre o unos imperdibles para pañales. Pueden resultar difíciles de poner si el bebé se mueve mucho.

Pañal plegadoPañales plegados - Son muy parecidos a los anteriores pero este el trozo de tela tiene varias capas en el centro para incrementar su absorbencia. Apenas se tienen que doblar ya que vienen predoblados. Tardan un poco más en secarse que los anteriores pero son realmente bastante rápidos.

Pañal con formaPañales con forma - Generalmente son pañales con forma de reloj de arena que permiten una mejor adaptabilidad alrededor del culito del bebé. Apenas se necesitan plegar y necesitan un sistema de ajuste de pinza.

Pañal ajustadoPañal ajustado - Diseñado especialmente para ajustarse al culito del bebé como una braguita, con elásticos en las piernas y la cintura, con cierres de tipo Velcro®, botones o cintas. El estilo y sistema es muy parecido al de los pañales desechables. Pueden encontrarse pañales de este tipo que se adapten desde los recién nacidos a los niños mayorcitos debido a que el sistema de cierre los hace más versátiles.

CobertorCobertor - Todos los pañales anteriores necesitan de un cobertor para que la humedad que retienen no pase a la ropa del bebé. Los cobertores se limpian cada 3 ó 4 usos si no se han manchado. Éstos necesitan adaptarse perfectamente al tamaño del culito del bebé, así que hay disponibles en varias tallas y con distintos tipos de cierre. Pueden ser de nylon o lana (la lanolina aisla la humedad).

Pañal todo en unoPañal todo en uno - Pañal como el ajustado pero que incorpora un cobertor que aisla de la humedad. El cobertor está cosido al pañal formando un solo paquete. Se cierran con Velcro® o botones. Es el pañal más sencillo de usar, y a menudo también el más caro. Debido a la capa aislante, cuestan más de secar y limpiar que los de dos piezas. Además, por el mismo motivo, pueden causar escozores en el culito del bebé, así que se deben cambiar más a menudo. Hay disponibles en varias tallas para que se adapten mejor o en talla única para un mayor ahorro.

Pañal todo en uno rellenablePañal todo en uno rellenable - Este pañal es más sencillo que el anterior, ya que carece de la capa absorbente principal. Esta debe insertarse en el interior en el momento de colocar el pañal al bebé. Tiene la ventaja de que se seca más rápidamente y es muy fácil de poner. Puede usarse también como cobertor. Los hay disponibles con cierre tipo Velcro®o con cierres de presión.


Sobre Rosa Sorribas
Rosa Sorribas es consultora de lactancia certificada internacional (IBCL), doula y fundadora de Crianza Natural. Ha impartido cursos y conferencias sobre temas de lactancia, crianza y porteo.

Documentos de Rosa Sorribas publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.

Documentos relacionados