Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

La ecobola no resulta adecuada para lavar pañales de tela

Publicado el miércoles, 27 de febrero de 2013. Autor: Ramón Ollé

Desde hace ya algunos años, se vienen comercializando en nuestro país las ecobolas o bolas de lavado, con cuyo uso los fabricantes afirman que se obtiene un lavado eficaz de toda la ropa de forma ecológica y sin el uso de detergentes. Puesto que cada vez son más las personas que se dirigen a nosotros con preguntas sobre la ecobola y el lavado de nuestros productos, en especial los pañales de tela, hemos creído conveniente publicar este artículo con nuestra opinión al respecto y fruto de una pequeña investigación.

Aunque las ecobolas se comercializan actualmente en diferentes formatos, las más populares parecen ser las compuestas por cerámicas en el interior de una bola de plástico que hay que ir "recargando" mediante su exposición a la luz solar. Ante la promesa de un lavado totalmente ecológico, lo primero que uno se pregunta es los principios en que se basa su funcionamiento, y es aquí donde nos encontramos con la primera sorpresa. Si uno acude a las diferentes páginas web donde se publicitan, verá que la argumentación se basa en afirmaciones pseudocientíficas que, más que aclarar, confunden a los potenciales compradores. La conocida y vieja estrategia comercial de recurrir a unas complicadas teorías físicas que nadie pueda entender parecen ser el principal argumento de venta. Sin embargo, si se analizan en cierto detalle, no se sostienen por ningún lado.

Aun a riesgo de caer en explicaciones demasiado técnicas, veamos algunas de estas afirmaciones y su significado real:

"Poderosos rayos infrarrojos emitidos por las cerámicas naturales rompen las combinaciones de hidrógeno de la molécula de agua para aumentar el movimiento molecular"
La verdad es que cualquier elemento que tenga temperatura emite radiación infrarroja, que no es más que la expresión del calor. Entre otras cosas, el agua y la ropa que se mete en la lavadora también emiten radiación infrarroja, y mucho mayor que la de la ecobola. Por otro lado, sería fantástico que una bolita pudiera romper la molécula del agua y separar el hidrógeno; así dispondríamos de una fuente de energía limpia y renovable que solucionaría el problema del calentamiento global para siempre.

"Emite iones negativos que debilitan la adherencia de las suciedades"
Es posible que las cerámicas generen iones OH negativos (hidróxido), pero, si así fuera, sería en cantidades tan pequeñas que no tendrían ningún efecto sobre la suciedad.

"Mantiene un pH de un valor aproximado a 10, lo que equivale al pH normal de un detergente químico ordinario"
Subir el pH del agua hasta 10 equivale a alcalinizar el agua, un efecto que se consigue mediante la disolución de detergentes en el agua. Pero el hecho de sumergir un elemento que no se disuelve, no cambia el pH del agua.

"Elimina los componentes de cloruro en el agua y disminuye su tensión superficial"
El cloro y sus derivados (lejía) forman parte de muchos detergentes y su efecto es justamente el de proporcionar una acción antibacteriana demostrada (por eso en la mayoría de piscinas se usa cloro). Parece un contrasentido eliminarlo del agua si se pretende limpiar la ropa de microorganismos. Además, el agua potable tiene un contenido muy bajo en cloro (menos de 1 ml por litro de agua), por lo que su efecto sobre la tensión superficial del agua es despreciable.

Algunas ecobolas también hacen uso de propiedades magnéticas, e indican que

"los imanes permanentes cambian la estructura de anillos de las moléculas del agua con lo que mejora la eficiencia de la limpieza"
Las supuestas propiedades mágicas del efecto de los imanes sobre el agua han sido utilizadas ampliamente para vender toda clase de productos, incluidas las ecobolas por supuesto. No existe ninguna prueba ni demostración que avale las supuestas ventajas del uso de campos magnéticos en el agua. Para quien desee una explicación detallada, puede consultar: http://www.chem1.com/CQ/magscams.html (en inglés)

¿Por qué la ecobola parece lavar entonces?
A pesar de que no se han hecho estudios rigurosos sobre la supuesta eficacia de la ecobola, algunas organizaciones de consumidores han llevado a cabo sus propias pruebas. Entre ellas, la OCU en su artículo "Ecobola: como lavar con agua" informa de que, según sus pruebas de eficacia, usar una ecobola no sirve de mucho.

Sin embargo, hay personas que afirman que parece funcionar y que deja la ropa limpia. Algunos motivos que podrían explicar esta percepción son los siguientes:

  • El agua sola ya lava. Si la ropa no presenta manchas, el remojado y movimiento mecánico de la lavadora suelen ser suficientes para dejar la colada más o menos limpia.
  • Es posible que la ecobola produzca una acción mecánica dentro del tambor de la lavadora, similar al frotar a mano, que ayude a desprender parte de la suciedad. Si este fuera el caso, bastaría con utilizar una bola de plástico de juguete para conseguir el mismo efecto.
  • En muchos casos, tanto la ropa como la lavadora pueden contener restos de detergente de lavados anteriores. Es posible que este detergente residual se disuelva en los siguientes lavados. En estos casos, que coinciden con los primeros usos de la ecobola, resulta paradójico que la ropa salga limpia y más suave que nunca. Dependiendo de la dureza del agua, el jabón usado y la eficacia del aclarado, la colada habitual puede llegar a tener un aspecto apelmazado como consecuencia de que parte del detergente quede adherido a las fibras. El simple hecho de volver a lavar la misma colada solo con agua elimina parte del detergente y suaviza la ropa, pero no gracias a la ecobola.
  • Muchas veces se recomienda usar algo de detergente o quitamanchas para eliminar las manchas difíciles. Este detergente, aun utilizado en poca cantidad, es el que realmente limpia la ropa. Muchas veces las dosis recomendadas por los fabricantes de detergentes son excesivas, y se obtienen buenos resultados con solo la mitad o un tercio de la cantidad indicada.

Nuestra recomendación para el lavado de pañales
Para lavar los pañales de tela se precisa una cantidad razonable de agua y poco detergente. En la mayoría de ocasiones, los pañales estarán mojados de pipí únicamente. La orina está formada en un 95% por agua, mientras que el resto es urea, sales disueltas y otros compuestos orgánicos. Es este resto de componentes el que hay que eliminar de los pañales, y para ello se precisa fundamentalmente agua que vuelva a disolverlos y algo de jabón que facilite este proceso. En especial, es muy importante que la lavadora tenga agua suficiente para cubrir por entero los pañales durante el lavado, y que la fase de aclarado resulte efectiva para así eliminar los posibles restos de jabón. Si la lavadora se "autoprograma" en función del peso de la colada, resulta conveniente "subir" el nivel de agua detectado para un mejor lavado.

El uso de la ecobola no está recomendado para el lavado de pañales por la acción de erosión y desgaste que puede producir en los tejidos que conforman el pañal. Algunas ecobolas presentan una superficie con aristas o salientes que pueden llegar a romper, rasgar o desgastar tanto el cobertor impermeable como las costuras del material absorbente, y hacer que los pañales tengan pérdidas. A diferencia de la ropa convencional, los pañales de tela se someten a muchos ciclos de lavado y los tejidos técnicos con los que están elaborados precisan un trato delicado que garantice su duración por mucho tiempo.

En conclusión, recomendamos lavar los pañales con abundante agua, un poco de detergente libre de aceites (un tercio de la dosis recomendada) y sin usar lejía, suavizantes, vinagre ni objetos mecánicos de dudosa eficacia y que puedan dañarlos, como la ecobola.


Sobre Ramón Ollé
Ramón Ollé es cofundador de Crianza Natural junto con Rosa Sorribas.

Documentos de Ramón Ollé publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2015. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.